Byron, joven hondureño con anemia falciforme que guarda su esperanza en ensayo clínico

0
137
Byron Castellanos inició la carrera de medicina en Honduras pero tuvo que dejarla a causa de su enfermedad.

Tegucigalpa – Un ensayo clínico que confirme la viabilidad de un trasplante, es la esperanza de Byron Castellanos, un joven hondureño en Estados Unidos que durante toda su vida ha luchado contra la anemia falciforme.

-Aunque se trata de una enfermedad poco común, se estima que al menos 5 mil hondureños padecen de anemia falciforme.

-De lograr una recuperación total este hondureño espera culminar la carrera de medicina y ayudar a pacientes en su misma condición.

“Literalmente uno no sabe si va a seguir vivo o a las dos horas o al siguiente día”, comentó el hondureño de 29 años a la cadena CNN, en su versión hispana.

Su más reciente esperanza es uno de los miles de ensayos clínicos que se realizan en los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés) y más específicamente en el edificio número 10, donde por primera vez se realizan estas pruebas en seres humanos.

“Es una enfermedad que tiene complicaciones en todos los órganos, es decir una enfermedad multiorgánica”, explicó Byron.

Acto seguido, describió el dolor que le causa esta enfermedad.

“Yo podría describirlo como que si uno está debajo de un carro y tiene la llanta del carro encima, como si el peso de todo el carro está oprimiendo el pecho, así se siente”, enfatizó.

Hoy ya recibió un trasplante de medula ósea, la donante fue su hermana Giselle Castellanos, quien mostraba una compatibilidad de más del 50 por ciento.

“Él no pudo tener una vida normal como nosotros lo solemos hacer, por ejemplo que anduviera en bicicleta, nadar, jugar, no lo podía hacer por razones de salud”, declaró la hermana.

Por su parte, el doctor Cristian Alvarado explicó que la anemia falciforme es un tipo de anemia hemolítica hereditaria.

De su lado, Carlota Estada, madre de Byron,  rememoró que “él empezó con complicaciones respiratorias, con bastante fiebre y se iba complicando hasta que llegamos a urgencia al hospital en Tegucigalpa”.

“Nos dieron un diagnóstico y nos dijeron que probablemente de esa noche no iba a pasar”, comentó entre lágrimas.

El hondureño es parte de un grupo de 10 pacientes que permanecen en observación y su estado de salud evoluciona bien.

“Hoy estoy muy feliz porque está funcionando, el trasplante está funcionando” externó Byron al tiempo que mostró quizás su mejor sonrisa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here