“Cuando hay un solo enfermo, todos pagan”, dice hondureño puesto en cuarentena junto a 2 mil migrantes

0
235

Tegucigalpa – Más de dos mil inmigrantes permanecen en cuarentena en todo Estados Unidos a causa de un brote de paperas -infección viral en las glándulas salivales- que inició en enero en el Centro de Procesamiento de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de Pine Prairie, Luisiana.

-En muchos casos la cuarentena no justifica el aislamiento total  lo que provoca el descontento de defensores de los migrantes ya que limita el acceso a servicios legales.

– En muchos de los casos las personas infectadas no necesariamente muestran síntomas de enfermedades virales.

Al 7 de marzo, un total de 2 mil 287 detenidos fueron puestos en cuarentena en todo el país, dijo un funcionario de ICE que habló bajo condición de anonimato.

Al respecto, el Comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, Kevin McAleenan, había dicho la semana anterior a periodistas que cambios demográficos en la frontera sudoeste, con más inmigrantes centroamericanos, han abrumado a los funcionarios de frontera y han planteado problemas de salud.

Se ha notificado a funcionarios de salud de ICE de 236 casos confirmados o probables de paperas en 51 centros de detención en los últimos 12 meses, lo que se compara con ninguno entre enero de 2016 y febrero de 2018.

El año pasado, se determinó que 423 detenidos tenían influenza y 461 varicela. Las tres enfermedades se pueden prevenir con vacunación.

Christian Mejía, un migrante hondureño creyó que tendría una oportunidad de salir de un centro de detención de inmigrantes en una zona rural de Louisiana tras conseguir un abogado para que lo ayudara a pedir asilo, pero entonces fue puesto en cuarentena.

Un brote de paperas a comienzos de enero en el Centro de Procesamiento de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de Pine Prairie, en Estados Unidos, dejó a este migrante hondureño y cientos de otros detenidos en la cárcel.

Cuando hay un solo enfermo, todos pagan», dijo Mejía, de 19 años, en una entrevista telefónica desde el centro de Pine Prairie, en la que relató sus semanas sin tener visitas y sin acceso a la biblioteca y al comedor.

A su abogado no se le permitió ingresar, pero su caso en la corte de inmigración siguió de todos modos a través de videoconferencia.

El 12 de febrero, un juez ordenó la deportación de Mejía a Honduras. No obstante la cuarentena aún no se cumple por lo que debe permanecer aislado.

 Esta situación ha generado el descontento entre inmigrantes y defensores de sus derechos ya que el aislamiento total no es justificado en todos los casos.

En ese sentido, el récord de personas en los centros de detención de inmigrantes de Estados Unidos durante el gobierno del presidente Donald Trump ha generado preocupación entre defensores de los migrantes por los brotes de enfermedades y las cuarentenas que limitan el acceso a servicios legales.

Cabe destacar que se trata de una medida preventiva pero que al mismo tiempo priva de servicios a los inmigrantes.

A menudo los inmigrantes son transferidos centros de detención de todo el país, por lo que la medida se ha extendido a todo el territorio estadounidense.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here