«De donde venimos», otra mirada desde Texas sobre la inmigración

0
159
Fotografía cedida por Joel Salcido donde aparece el escritor Luis Cásares, autor del libro "Where we come from" (De donde venimos), una historia que pretende humanizar a todos los afectados por la inmigración, tanto los extranjeros como los nacidos en tierras del país. "Superficialmente la novela parece solo de inmigración, pero en lo profundo es una visión del ser humano alejado de cualquier opinión política que se tenga sobre el tema", dijo en una entrevista con Efe Cásares, de 55 años. EFE

Los Ángeles – En la frontera sur de Texas, el escritor Luis Cásares encontró el lugar perfecto para desarrollar su nueva novela «Where we come from» (De donde venimos), una historia que pretende humanizar a todos los afectados por la inmigración, tanto los extranjeros como los nacidos en tierras del país.

«Superficialmente la novela parece solo de inmigración, pero en lo profundo es una visión del ser humano alejado de cualquier opinión política que se tenga sobre el tema», dijo en una entrevista con Efe Cásares, de 55 años.

El autor resalta la idea de que hay que apartar la mirada de lo que el Gobierno del presidente, Donald Trump, dice todos los días sobre inmigración, el muro y la supuesta zona de guerra que existe en la frontera.

La propuesta del escritor es ir más allá y entender que el ritmo de vida sigue igual en la frontera, Texas y el país; y que las historias de los inmigrantes no dependen de la Administración en turno.

Para este nuevo libro, su segunda novela, Cásares sitúa la historia Brownsville, una ciudad texana que comparte frontera con Matamoros, México.

A este lugar, que el autor conoce muy bien, pues nació y creció allí, llega Orly, un niño de 12 años, de clase media y criado en Houston, que va a pasar un verano con su madrina, Nina.

El pequeño encontrará que su madrina terminó involucrada en una red de traficantes de seres humanos por hacer un favor y conocerá a Daniel, un jovencito inmigrante que viene en busca de un mejor destino.

Cásares explica que la historia también es sobre lo que pasa en una familia después de emigrar, su adaptación y su lucha por no olvidar sus raíces.

Una constante reflexión que el autor hace al recordar que su familia llegó a Texas hace muchas décadas desde el norte de México. La nostalgia incluso es por el mismo Brownsville, donde él creció.

«Casi todos venimos de otro lugar» asegura. «En Brownsville la comida, la música, incluso el lenguaje es diferente a Austin, donde vivo ahora» apunta.

Precisamente es esa vida de la frontera méxico-americana, donde la mayoría hablan «pocho», una mezcla de inglés y español, y el hecho de que la inmigración no sea una cosa ajena a los habitantes en lo que Cásares quiere profundizar.

El escritor aclara que su obra no quiere apartarse y aceptar que hay una crisis humanitaria.

Incluso señala que las actuales políticas contra la inmigración, ya han perturbado la vida de los residentes de la frontera sur en su vida cotidiana.

Tras su más reciente visita a Brownsville tuvo que hacer una larga fila y esperar más de tres horas para poder pasar un puesto de seguridad de la Patrulla Fronteriza, 150 kilómetros alejado de la línea divisoria.

«Esto no se veía antes» advierte.

Esta clase de pequeñas situaciones serían las que le están restando la atención al ser humano detrás de la inmigración, insiste Cásares.

Esta no es una reflexión nueva del autor, sino que ya fue el punto de partida del ensayo «A child doesn’t cry in Spanish or English. A child simply cries, and we respond» (Un niño no llora en español o inglés. Un niño simplemente llora y nosotros respondemos, en su traducción al español), publicado por el periódico The Washington Post el año pasado en medio del drama de las separaciones de familias.

El escritor insiste que se deben quitar las etiquetas y en no calificar a las personas por el idioma que se hable el lugar donde nacieron. «Un niño llorando es un niño llorando, no hay nada más» puntualiza.

Casares advierte de que la inmigración siempre será un tema difícil y que parte de la retórica es creer que los recién llegados vienen a quitarle algo a los estadounidenses.

«Esto no se trata de dinero o de política, los padres y madres que arriesgan su vida con sus hijos vienen porque no hay otra opción», destaca.

«Espero que se pueda encontrar una solución humana y digna, y que no se vuelva a dar la separación de familias», sentenció.

«Where we come from» (De donde venimos) es la tercera publicación de Casares. El libro en inglés ya está disponible, y esta semana la versión en español sale a la venta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here