Deportación de hondureños, negocio político en México

0
113

Tegucigalpa – Mientras que para los migrantes hondureños, la deportación es el final de sus sueños, para otros es un negocio lucrativo que se teje entre la amistad presidencial en México.

– Los autobuses han sido el gran negocio de Roberto Alcántara. Nacido en 1950 en el municipio de Acambay, de donde es originaria la familia del expresidente Peña Nieto.

Al menos así lo es para el empresario mexicano Roberto Alcántara Rojas, uno de los amigos y principales contratistas del expresidente Enrique Peña Nieto, quien este año será uno de los principales beneficiados de las deportaciones masivas de hondureños de ese país.

Este mexicano, reconocido por su amistad con el expresidente, es dueño de la empresa ETN Turistar de Lujo, S.A. de C.V., la cual ganó el pasado 31 de marzo la licitación del contrato de “servicio de transporte vía terrestre de migrantes extranjeros presentados en las delegaciones federales del Instituto Nacional de Migración (INM)”.

El contrato concede 295 millones 717 mil pesos mexicanos a la empresa de Alcántara a cambio de 70 autobuses a disposición de las autoridades desde abril hasta diciembre próximo.

Licitación inconsistente a política migratoria

A criterio del analista en temas migratorios, Ricardo Puerta, lo que se debe cuestionar es si la licitación ganada por el amigo del expresidente mexicano es consistente con la política migratoria anunciada al inicio del mandato del actual gobernante Andrés Manuel López Obrador.

Al respecto, el analista recordó que el actual mandatario basó su política migratoria en protección de derechos humanos y protección de migrantes. “Ahora desde un punto de vista de industria, esa licitación afecta la caravana migrante y los propósitos de los migrantes ya que hasta este momento se pensaba que México era un lugar de tránsito seguro”, comentó.

Contrastantemente -dijo- primero se buscó dar estadía y permisos de trabajos a los migrantes y ahora se les busca deportar de manera masiva.

“Para mí en esencia no es consistente  con el anuncio que se hizo de la política nueva del presidente de México”, concluyó.

Finalmente reflexionó que a causa del endurecimiento de las políticas migratorias de México este país será el que más hondureños deporte en el presente año.

Basado en este análisis se colige que la deportación de hondureños es y será uno de los negocios más lucrativos en el presente año en la nación azteca, en esta ocasión en manos de uno de los amigos del expresidente Enrique Peña Nieto.

México, principal expulsor de hondureños

En enero y febrero de este año, el Gobierno mexicano expulsó a 13 mil 450 centroamericanos a sus países, un promedio de 227 por día; la mayoría son hondureños y 1,876 son menores de 12 años, según los datos de la Secretaría de Gobernación.

La actual crisis migratoria va en aumento ya que al 16 de abril se deportaron, a 4 mil 102 hondureños, es decir 273 por día.

De esta manera, la nación azteca es el país de donde más hondureños son retornados, quitándole el puesto a su vecino Estados Unidos, aunque este último sigue siendo el principal destino de los migrantes “catrachos”.

Esta posición se han mantenido desde el año anterior cuando según datos oficiales, el año cerró con 75 mil 279 hondureños deportados, de los cuales 44 mil 760 provenían de México.

Aumenta las deportaciones

El gobierno de Honduras,  a través de su embajador en México, Alden Rivera, cifró la semana anterior en 30 mil los hondureños deportados hasta la fecha y señaló que las previsiones indican que el 2019 cerrará con al menos 80 mil retornos.

“Estamos hasta esta fecha en 30 mil retornados y vamos a llegar probablemente a unos 80 mil retornados este año”, expresó el diplomático hondureño.

Resumió que el fenómeno migratorio o desplazamiento de hondureños de forma irregular ha crecido en un 15 o 20 por ciento en el presente año.

Las causas de la migración en Honduras persisten: la falta de empleo y de generación de oportunidades se sitúa como la principal razón por la que anualmente unos 100 mil hondureños emprenden la ruta migratoria; le siguen el huir de la violencia y la búsqueda de la reunificación familiar.

¿Quién es Roberto Alcántara?

El empresario mexicano es uno de los amigos del expresidente Peña Nieto, aunque en algunas entrevistas enfatizó no ser el consentido del mismo. Sin embargo, el favoritismo para asignarle el cobro del peaje en la red carretera de Caminos y Puentes Federales (Capufe) consolidó su amistad presidencial.

Entre 1991 y 1999 fue presidente del Consejo de Administración de BanCrecer.

Roberto Alcántara es presidente de del Grupo IAMSA considerada la compañía líder en servicios de transporte de pasajeros. El grupo opera en 22 estados de la República de México y está integrado por: Grupo Flecha Amarilla y Grupo Toluca, algunas de sus marcas más reconocidas son ETN, Omnibus, TAP y PLUS, de acuerdo con información publicado en su sitio web.

En noviembre de 2006 echó a andar la línea aérea VivaAerobus bajo un modelo de bajo costo al ofrecer tarifas hasta 50 por ciento más baratas con relación a la competencia. Estas tarifas, según la página de la empresa, son parecidas a las de los autobuses. La aerolínea opera una flota de 19 aviones Boeing 737-300.

No obstante, no solo es reconocido en el mundo empresarial, sino el ámbito político ya que fue  presidente municipal de Atlacomulco.

Luego, fue dos veces diputado federal, en 1979 y 1985, y posteriormente senador de la república en 1994.

Hoy vuelve a entrar a escena pública señalado como el principal beneficiado de la deportación de  migrantes desde México.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here