El Primavera Sound mira a un futuro latino y urbano con J Balvin y Rosalía

0
114
La cantante española Rosalía se presenta en la novena versión del festival musical Lollapalooza 2019, en Santiago (Chile). EFE/Archivo

Barcelona – El rey del reguetón J Balvin y la reina del neoflamenco Rosalía son los cabezas de cartel del Primavera Sound, un festival en el que las músicas urbanas, latinas y afroamericanas destronan este año al pop y rock ‘indie’ que ha dominado durante dos décadas, en «un paso adelante hacia el futuro».

En una entrevista con Efe, Alberto Guijarro, codirector del marcrofestival, que se celebrará en el Parc del Fòrum de Barcelona del 30 de mayo al 1 de junio, defendió este «giro estilístico, en un año decisivo» en el que el Primavera «da voz a la música urbana» y apuesta por «un cambio generacional».

«Cambio estilístico, nuevas generaciones y paridad de géneros va ligado», añadió en referencia a un cartel en el que la presencia de mujeres es superior al 50%.

«Aumentar el número de mujeres de la programación es una apuesta decidida del festival, pero lo ha facilitado el cambio generacional, porque las nuevas generaciones son más igualitarias y en las músicas urbanas hay más mujeres que en el rock», sostiene.

El viraje del Primavera tiene su reflejo más claro en el nuevo escenario por el que desfilarán 17 artistas seleccionados por el trapero Yung Beef.

Pero también es muestra de ello la presencia de Solange, James Blake, Kate Tempest, Maria José Llergo, Janelle Monáe, Princess Nokia, Future, FKA Twigs, Kali Uchis, Erykah Badu y el rapero Nas.

Aunque los clásicos del festival siguen teniendo su parcela y ahí estarán Suede, Interpol, Tame Impala, Primal Scream y Jarvis Cocker.

«El ADN del festival no se ha perdido -aseguró Guijarro-, porque los nombres históricos siguen estando en el cartel, junto a los representantes de la actualidad, como hemos hecho siempre. Hay que saber de dónde venimos y a dónde vamos».

«La actualidad cambia y nuestras voluntad es reflejar cómo los tiempos evolucionan», de ahí la importancia que da el festival a las músicas urbanas, «que son el nuevo ‘punk'».

El cambio estilístico que el equipo de programadores del festival ha hecho tan evidente este año ha levantado ampollas entre el público ‘indie’ y las críticas han corrido en las redes desde que se dio a conocer en cartel, pero Guijarro está convencido de que «son pocos que hacen mucho ruido» y no tiene intención de prestarles atención.

«Son actitudes tribales fuera de lugar hoy en día. Las nuevas generaciones afrontan la música de una manera más desacomplejada», señaló Guijarro, «sin estilos, sin manías, más ‘free'», añade el vídeo promocional del Primavera.

El ritmo de venta de entradas del festival «desmiente que el público esté descontento con la programación», aseguó el director, convencido de que este año «el sábado será de récord».

Lo cierto es que en anteriores ediciones por estas fechas el Primavera ya había agotado alguno de los diferentes tipos de abono, pero este año todavía no ha pasado «porque se ha incrementado el aforo», que permitirá acoger 64.500 personas por día en el Parc del Fòrum de Barcelona del 30 de mayo al 1 de junio.

Las cifras del festival son estratosféricas: 295 artistas procedentes de 40 países ofrecerán 331 actuaciones esta semana, en los cinco escenarios repartidos por la ciudad y los 17 del Parc del Fòrum.

«Crecemos año tras año pero no perdemos en comodidad, al contrario, el recinto principal del Fòrum es cada vez más cómodo para los espectadores», según el director.

En consonancia con las cifras anteriores, el presupuesto también crece y en la presente edición ya roza los 15 millones de euros (más de 16 millones de dolares).

El Primavera «sigue fiel a su espíritu» y es «un activo muy importante para Barcelona y para la música en general», concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here