Foto de padre e hija ahogados refleja desesperación de migrantes, dice autor

0
185
Un miembro de la Policía mexicana patrulla la zona donde fueron hallados los cuerpos sin vida de un presunto migrante y su bebé a una orilla del Río Bravo en Matamoros, frontera con EE.UU., en el estado de Tamaulipas (México). EFE

Matamoros (México) – La imagen de un salvadoreño y su hija de dos años ahogados en el río Bravo, en la frontera entre México y Estados Unidos, refleja la desesperación de los migrantes que buscan obtener asilo en ese país y los peligros que enfrentan en su odisea, afirma este miércoles el autor de la fotografía, Abraham Pineda Jácome, de la Agencia Efe.

La foto muestra los cuerpos de Óscar Martínez, de 25 años, y su hija Valeria yaciendo boca abajo a la orilla del río del lado mexicano.

La mitad superior del cuerpo de la pequeña está metida entre la camiseta y el torso del padre, lo que sugiere que el hombre trataba de protegerla de alguna forma en los últimos momentos de ambos.

La potente imagen recuerda la foto de 2015 de un niño sirio de tres años que huía de la guerra en su país, presumiblemente en compañía de familiares, ahogado en una playa turca.

Pineda se enteró de reportes ciudadanos sobre migrantes que se estaban ahogando en el río Bravo, los cuales motivaron el lanzamiento de una operación de rescate de las autoridades el domingo por la tarde en el municipio fronterizo de Matamoros, en el nororiental estado mexicano de Tamaulipas.

«Pero tuvieron que suspender el operativo porque llegó la noche. En ese lugar no hay luz y la visibilidad es nula, así que no se podía hacer nada. El día siguiente a las nueve de la mañana lo retomaron. Yo ya estaba en el lugar esperando a que se reanudaran las actividades», refiere el fotógrafo.

Cuenta que dos agentes de Protección Civil abordaron una lancha e iniciaron una búsqueda en el río. Alrededor de una hora después, agentes que estaban en tierra le comunicaron que habían sido hallados cuerpos flotando en el agua, que fueron arrastrados a la orilla.

«Corrí hacia el sitio para corroborar lo que me estaban diciendo y donde llego veo los cuerpos boca abajo en la ribera. Veo esta imagen y lo único que hago por inercia, como periodista, es tomar las fotografías. Luego me retiro porque llegan las autoridades e iban a acordonar el área», narra.

Para Pineda, la muerte de Óscar y Valeria es «un resultado del endurecimiento de las políticas migratorias tanto de Estados Unidos como de México».

Señala que hubo un momento en que Estados Unidos estaba dando asilo a los migrantes que llegaban por Matamoros, pero con el endurecimiento de la política se han estado acumulando en la frontera. «Estamos hablando de cubanos, centroamericanos, suramericanos, que algunos han optado por lanzarse al río y cruzar a nado», añade.

«Muchos de ellos tienen una teoría de que si llegan al otro lado, Estados Unidos les tiene que hacer caso a su solicitud de asilo. No sé qué tan cierto sea eso. Pero se desesperan», dice.

Pineda habló con el hermano de Óscar, quien le contó que le recomendó a su familiar que no intentara cruzar a nado porque «era muy criminal» el río.

«Y la verdad es que sí porque cada mes muere un migrante ahogado. No hizo caso (Óscar) y se lanzó con la desesperación en vez de esperar dos o tres meses aquí en Matamoros a que le resolvieran su solicitud. Quiso agilizar las cosas pero fue contraproducente», manifiesta.

Sobre el potencial impacto de su fotografía en las políticas migratorias, considera que «podría tener un efecto positivo en una parte de la sociedad de Estados Unidos, pero la verdad a (el presidente estadounidense Donald) Trump directamente no creo que le mueva algo».

Y en cuanto a México, dice haberse enterado de que al presidente Andrés Manuel López Obrador le pidieron que expresara su posición sobre la foto «y solamente dijo que lo lamentaba, pero aparte de eso no hubo otra reacción».

«De hecho, ayer mismo la Guardia Nacional llegó a Matamoros a acompañar a elementos del Instituto Nacional de Migración (Inami) para revisar los documentos de los que están buscando asilo. Se supone que la Guardia era para cuidar a la población, pero resulta que es para cuidar la frontera», sostiene.

El lunes pasado, el secretario mexicano de Defensa, Luis Cresencio Sandoval, señaló que más de 20.000 miembros de varias unidades ya apoyan al Inami en las fronteras.

En la frontera norte son alrededor de 15.000 efectivos del Ejército y la Guardia Nacional, un nuevo cuerpo de seguridad policial-militar que entrará formalmente en funciones el 30 de junio.

Abraham Pineda dice no haber leído aún la nota divulgada este miércoles por el Vaticano en que el papa Francisco expresó «inmensa tristeza» tras ver la foto del salvadoreño y su hija muertos.

No obstante, el fotógrafo señala que la diócesis católica de Matamoros hace una «excelente labor» para ayudar a los migrantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here