Guatemala «reprueba» uso de fuerza de hondureños y salvadoreños y pide orden

0
337

Guatemala – El Instituto Guatemalteco de Migración aseguró hoy que hay grupos de hondureños y salvadoreños que hacen «uso de la fuerza» en su intento de ingresar a territorio nacional para continuar en la caravana de migrantes, por lo que «reprobó» la «destrucción de infraestructura y enseres».

La entidad migratoria guatemalteca subrayó que hay grupos de migrantes que han «manipulado» a grupos vulnerables de mujeres, ancianos y menores de edad y aseguró que los han utilizado de «muros humanos» para «garantizar su ingreso de forma irregular a territorio nacional».

Sin embargo, recordó que todos los centroamericanos «pueden entrar libremente» a Guatemala, «siempre y cuando cumplan con todos los requisitos contenidos en el Código de Migración».

En un comunicado de prensa difundido la tarde de este miércoles, Migración de Guatemala recomendó a los integrantes de la caravana de migrantes que ingresen «de forma pacífica y ordenada», haciendo caso de las instrucciones de las autoridades.

Migración reiteró que las personas que intenten continuar su camino deben «demostrar su identidad», incluyendo a los menores de edad, pues de lo contrario no les permitirá el acceso.

También instó a los padres de familia para que «cumplan con proteger y salvaguardar la integridad física, mental y material» de sus hijos menores de edad y les recomendó evitar exponerlos a «riesgos totalmente innecesarios».

Al menos 15 menores de edad viajan en una nueva caravana de unos 100 migrantes salvadoreños que partió este miércoles rumbo a EE.UU., informó la directora del Consejo Nacional de la Niñez y de la Adolescencia, Zaira Navas.

En cuanto a los hondureños que partieron el lunes, unos 700 ya recorren territorio guatemalteco, como pudo constatar Efe, aunque hay otros centenares esperando su paso en la frontera de Agua Caliente.

Unos 9.000 centroamericanos, en su mayoría hondureños, llegaron a México a partir del 19 de octubre de 2018 en distintos grupos, de los cuales más de 7.000 arribaron a las ciudades de Mexicali y Tijuana, estado de Baja California, para pedir asilo en Estados Unidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here