Inmigrantes compran y secuestran menores para cruzar a EEUU

0
144
Fotografía del 22 de febrero de 2019 donde aparecen dos agentes de la Patrulla Fronteriza mientras atienden a unos niños en un punto del área conocido como Quitobaquito, en la frontera de Arizona con México (EE.UU.). EFE/Paula Díaz/Archivo

Tegucigalpa – Los gobiernos de Estados Unidos y de Honduras lanzaron la alerta del creciente uso de menores, como parte de las artimañas utilizadas por los inmigrantes para cruzar la frontera hacia suelo norteamericano.

-Los infantes representar un negocio para un grupo de personas que sacan provecho del creciente flujo migratorio desde Centroamérica.

La crisis migratoria y las duras medidas adoptadas por la administración del presidente estadounidense Donald Trump contra los migrantes irregulares ha llevado a los viajeros ir adoptándose a las nuevas disposiciones con el fin de lograr su propósito de cruzar a suelo norteamericano.

Preocupación hondureña

Al respecto, en las últimas horas la primera dama de Honduras, Ana García de Hernández, expresó “algo que nos preocupa sobre manera, como madre, es la situación que se está dando donde los niños y niñas son utilizados como escudos migratorios, son llevados incluso a la fuerza”.

La esposa del presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, lamentó esta realidad que afecta a muchos infantes quienes incluso son sometidos a viajar con personas que no son sus parientes.

“Esto es lamentable, cifras que hemos conocido nos decían que en el 2014 la mayoría de los migrantes eran hombres jóvenes que viajaban solos, hoy en día  más del 50 por ciento de los hombres que viajan, ya no viajan solos, viajan con un niño”, acentuó la primera dama durante la inauguración del mes de la prevención de la migración.

En ese sentido, denunció que los migrantes hondureños están llevando incluso niños que no son sus familiares “para que les sirvan de llave para entrar”.

Sobre el tema alertó sobre las “graves consecuencias” que sufren los infantes que son utilizados como escudos.

EEUU alerta de artimañas

Por su parte, el gobierno del presidente estadounidense Donald Trump sigue denunciando el uso de artimañas por parte de inmigrantes para conseguir el asilo o un trato más leve de parte de las autoridades migratorias en la frontera sur del país norteamericano.

Según el propio secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Kevin McAleenan, personas alquilan, compran y hasta secuestran niños para que los inmigrantes solteros, en su mayoría hombres de Centroamérica, puedan salir rápidamente a los EE.UU,  después de cruzar la frontera irregularmente.

“Hemos tenido indicios… de que podría costar entre unos pocos cientos, o incluso en algunos casos, menos de 100, hasta mil dólares o más“, dijo el secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, durante una audiencia en el Congreso el 18 de julio pasado.

El funcionario estadounidense ejemplificó sobre el caso de un inmigrante de 51 años que había comprado un bebé de 6 meses por 80 dólares en Guatemala para poder ingresar fácilmente a los Estados Unidos. El hombre, ciudadano hondureño, confesó a los agentes fronterizos cuando se enfrentó a una prueba de ADN.

Madre hondureña regaló a su hijo

Dentro de estos casos de denuncia de utilización de menores como escudos, destaca el de una madre que no vendió a su hijo sino que lo regaló para que un pariente lo llevara a EEUU y pudiera tener “mejor vida”.

Se trata de la hondureña Mercedes Waldina Mejía Córdova quien surgió a la palestra pública luego que saliera al paso ante el arresto de un hombre y un menor en la frontera estadounidense. Se trata de su propio hermano y su hijo, a quien regaló por no contar con los recursos económicos para sostenerlo.

Explicó que aunque no poseen los mismos apellidos con el detenido, también de nacionalidad hondureña, es su hermano y tío del infante pero ante los escasos recursos de ella, él se hizo cargo del infante desde su nacimiento.

“Somos hermano con él, se llama César Augusto Córdova Montoya, en el apellido somos diferentes porque solo somos hermanos por mamá”, declaró a periodistas en la ciudad norteña de San Pedro Sula.

Ventaja económica

La compra o alquiler de menores se suma al negocio de un grupo de personas que parecen sacar partido económico de la llegada de migrantes a la frontera de Estados Unidos y México, en la que incluso hasta el gobierno de Donald Trump quiere cobrar una tasa a los solicitantes de asilo.

Una red completa de negocios privados y organizaciones obtienen ganancias millonarias de la crisis migratoria provocada por el gran flujo de migrantes centroamericanos que cruzan a diario la frontera sur del país.

Uno de los grandes beneficiados son sin duda las corporaciones que controlan los centros de detención en los que Washington mantiene a miles de indocumentados, mientras avanza su proceso migratorio o su deportación.

A todo ello, hay que sumar que Trump ordenó recientemente impulsar nuevas normas para cobrar a los inmigrantes que quieran presentar peticiones de asilo en EEUU y también para solicitar permisos temporales de trabajo para el periodo durante el cual se resuelve el asilo.

Córdova Montoya, de 47 años de edad,  originario de Choloma (Cortés), fue capturado en junio pasado por las autoridades estadounidenses, luego que este pretendía utilizar a un menor como escudo para ingresar a Estados Unidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here