Las ONG advierten de que se agravan las condiciones para los 49 rescatados en el mar

0
63
Fotografía cedida por la ONG Sea-Watch que muestra a Nasreen (2d) y a su hijo Zizou (i) junto a otros inmigrantes a bordo del buque Sea Watch 3 en el Mediterráneo, el 23 de diciembre. EFE

Roma – Las condiciones a bordo de los dos barcos que desde hace más de dos semanas esperan un puerto para poder desembarcar a 49 inmigrantes rescatados se agravan, advirtieron hoy las ONG alemanas que fletan los buques, mientras Italia y Malta siguen negándose a acogerlos, a pesar de los llamamientos del papa Francisco.

“Las personas resisten, como no podría ser de otro modo, ayudándose unas a otras; las condiciones meteorológicas están empeorando y muchos están al extremo de sus fuerzas”, dijo la portavoz de Sea Watch Giorgia Linardi, en declaraciones a una radio.

Linardi describía así la situación a bordo del Sea Watch 3, que se encuentra en las aguas de Malta y lleva a bordo a 32 inmigrantes rescatados en el Mediterráneo el 22 de diciembre.

Entre ellos se encuentran tres menores no acompañados, además de dos niños pequeños y un recién nacido.

Por su parte, la ONG Sea Eye señaló que a bordo del “Profesor Albrecht Penck”, que tiene a 17 inmigrantes salvados el 29 de diciembre, el agua potable está “rigurosamente racionada” y el carburante también se está agotando.

Los 17 rescatados duermen en la enfermería y comparten un solo baño, sin colchones ni ropa para cambiarse, porque la nave no está adaptada para el transporte de pasajeros por mucho tiempo.

La situación sigue bloqueada y ni Italia ni Malta, los dos países más cercanos para las naves, están dispuestas a acoger a los rescatados.

A pesar de los llamamientos de ONG, políticos de oposición e incluso del papa Francisco, el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, se niega a aceptar a los inmigrantes y frente a las presiones -incluso de su socio de Gobierno, el M5E que desea recibir a 10 mujeres y niños- su tono es cada vez más desafiante.

“Pueden hacer los llamamientos que quieran, Fabio Fazio (un presentador de televisión), el obispo, el cantante, el futbolista, pero yo respondo a 60 millones de italianos que tienen derecho a un país en el que se entra si se tiene derecho”, espetó.

“En Italia se entra pidiéndolo por favor y diciendo gracias”, añadió, en una de sus múltiples intervenciones en directo por Facebook.

Palabras que han llevado al alcalde de Nápoles, Luigi de Magistris, a denunciar el “corazón de piedra” del que califica de “Gobierno inhumano”.

De Magistris ha ofrecido el puerto de Nápoles desde hace días para acoger a los inmigrantes, pero Salvini, que se arroga todas las decisiones sobre el asunto, lo rechaza.

Según Franck Dorner, médico a bordo del Sea Watch 3, la situación “es cada día más inestable y aumenta el nivel de estrés”.

Ayer, el papa apeló a los líderes de la Unión Europea a poner fin a esta odisea.

“Desde hace muchos días, 49 personas salvadas en el mar Mediterráneo están a bordo de dos naves de ONG, en busca de un puerto seguro donde desembarcar. Hago un cordial llamamiento a los líderes europeos para que demuestren solidaridad concreta hacia estas personas”, dijo el papa durante la oración del Ángelus este domingo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here