No escuchar las voces de la ambición de poder y de la cultura dominante, pide Iglesia Católica

0
177

Tegucigalpa – Distinguir entre la voz de Jesús y las voces que alimentan la ambición de poder y la cultura dominante que nos aliena, pidió hoy el cura párroco de la catedral metropolitana de Tegucigalpa, sacerdote Juan Carlos Martínez, durante la homilía correspondiente al cuarto domingo de Pascua.

Martínez también pidió asumir la responsabilidad de favorecer un mundo más justo y más solidario, aportando cada uno la parte que le corresponde

El clérigo se refirió al pasaje bíblico que alude a Jesús cuando dijo: “mis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco y ellas me siguen” y en ese sentido, el evangelio de hoy nos presenta a Jesús como el pastor que reclama que escuchemos su voz y que le sigamos.

“Jesús nos invita hoy a reconocer su voz, entre tantas otras voces que nos llegan y que nos bombardean a diario informándonos y llenándonos de palabras; necesitamos hoy escuchar su voz, recibimos y observamos imágenes, palabras, anuncios y todo cuanto nos quieran ofrecer que alimentan nuestra superficialidad y nuestra evasión”, recriminó el prelado.

Apuntó que la voz de Jesús no es aduladora, no es de falsos paraísos, ni miente, es una voz fascinante y cercana que no grita, sino que susurra y se hace oír en el silencio, es una voz que nos libera y nos hace vivir.

Invitó a los feligreses a distinguir la voz de Jesús de las otras voces de nuestros sentimientos negativos, de nuestras necesidades sensibles, nuestras ambiciones de poder, la voz de la cultura dominante que nos aliena.

En seguida, preguntó si somos capaces de diferenciar esas voces y seguir la voz de aquel que es la verdad y cuya voz no manipula ni instrumentaliza a nadie, realmente es la voz que libera de verdad.

Acotó que escuchar su voz implica secundar esas llamadas interiores y llevarlas a la práctica ya que nos llama a una vida plena de sentido.

Refirió que el pastor conoce a sus ovejas no genéricamente sino personalmente, una a una, significa establecer una relación de amor con una persona y el verbo conocer indica una relación de amor entre Jesús y los suyos.

Comentó que la persona que se siente amada comienza a valorarse a si misma y se puede decir que el amar es estar empeñado en que el otro exista.

Martínez explicó que la fe cristiana consiste en seguir a Jesús por amor, viviendo como Él vivió, seguirle es acoger y cuidar gozosamente todo lo que da la vida, teniendo en cuenta los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestros tiempos.

Seguir a Jesús es hacerse cargo de la realidad de nuestro mundo, asumir también la responsabilidad de favorecer un mundo más justo y más solidario, aportando cada uno la parte que le corresponde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here