Organismos internacionales buscan en Honduras recuperación emocional de 7 mil infantes retornados

0
241

Tegucigalpa – En un esfuerzo conjunto entre varios organismos internacionales se busca en Honduras la recuperación emocional de 7 mil menores de edad que han sido deportados tanto por la vía terrestre como aérea.

 En ese orden, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en alianza con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la Cruz Roja Hondureña (CRH), han llevado a cabo un proceso conjunto en el que mediante sesiones de trabajo y donativos de materiales educativos han buscado la recuperación emocional de 7  mil infantes de entre 7 y 17 años de edad.

Bajo ese objetivo, OIM donó 140 kits con materiales educativos y didácticos en una primera etapa y, debido a la efectiva implementación y coordinación entre las instituciones, se procedió a donar 100 kits más. En total, el valor de ambas donaciones alcanza los 876 mil lempiras. 

El objetivo general para esta segunda etapa es contribuir a la atención directa en materia de recuperación emocional de 3 mil niños de 20 municipios del país. En la fase anterior, se brindó atención a 4 mil 291 niños. Esto se logró gracias a sesiones de trabajo brindadas por voluntarias y voluntarios de la Cruz Roja Hondureña con el acompañamiento de psicólogos de dicha institución. 

“Este esfuerzo conjunto entre las agencias de Naciones Unidas y Cruz Roja Hondureña pone de manifiesto la prioridad para impulsar la reintegración plena y efectiva de la niñez migrante retornada”, señaló Jorge Peraza, Jefe de Misión de la OIM para El Salvador, Guatemala y Honduras.

 “Es responsabilidad del Estado, la familia y la sociedad garantizar educación integral de calidad y progresiva en condiciones de igualdad y equidad para toda niña, niño o adolescente, procurando erradicar la deserción educativa”, añadió el jefe del organismo. 

Además, la alianza entre Unicef, OIM y CRH facilitó la coordinación con instituciones gubernamentales como la Dinaf y la Secretaría de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional, que fueron clave para lograr la comprensión de la problemática de los infantes afectados, directa o indirectamente, por la migración irregular. 

La niñez migrante retornada tiene derecho a educación integral dirigida al pleno desarrollo de su personalidad, aptitudes y capacidades mentales y físicas, hasta su máximo potencial. Conscientes de ello, la OIM incluyó en los kits escolares material didáctico y educativo como libros, cuadernos, lápices y otros útiles escolares. 

En 2018, un total de 75 mil 279 personas fueron retornadas a Honduras. De ellas, 9 mil 473 eran menores de edad, según datos del Observatorio Consular y Migratorio de Honduras (Conmigho).

 En el presente años, los datos oficiales revelan que, hasta el 30 de abril, el total de personas retornadas asciende a 30 mil 925 personas. De entre ellas, 6 mil 38 son menores retornados desde México. 

Donaciones como esta contribuyen al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos en la Agenda 2030 y de la que Honduras es signataria. En este caso, gracias a la donación de estos kits, se aborda el Objetivo 4 que busca garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad, así como del Objetivo 1 -erradicar la pobreza en todas sus formas sin dejar a nadie atrás- y del Objetivo 10 el cual busca reducir las desigualdades. 

La entrega de kits se desarrolló en el marco del proyecto Retorno y Reintegración en el Triángulo Norte de Centroamérica, financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here