Panaderos latinos continúan la tradición de la rosca de reyes

0
190
Desde la izquierda, trabajadores de panadería La Monarca Bertha López, Elvia Arellano, María González, Celia Macías y Cynthia posan con una rosca de reyes hoy, en Los Ángeles (CA, EEUU). EFE

Los Ángeles – Los propietarios de las panaderías latinas en California mantienen desde hace años la tradición en torno a los tres Reyes Magos y en especial a uno de sus emblemas, el roscón de reyes.

«La forma circular de la rosca es porque es la corona de un rey y se adorna con frutos secos de colores, como joyas», indicó hoy a Efe Ricardo Cervantes, el fundador de las panaderías La Monarca, que ofrecen por estas fechas el tradicional pan en honor a la «venida del niño Jesús».

La festividad del 6 de enero, que recuerda la visita de Melchor, Gaspar y Baltasar, tiene como elemento culinario central la rosca de reyes, que suele llevar «escondido un muñequito que representa como la virgen María y San José tuvieron que esconder a su niño», agregó Cervantes.

Esta panadería suele preparar entre los días 4 y 6 de enero hasta 15.000 roscas en 12 sucursales del sur de California, con el fin de preservar las tradiciones entre las diferentes generaciones de hispanos, y con otras etnias.

Erika Ronson, gerente de La Monarca, dijo a Efe que debido a que utilizan recetas populares mexicanas la rosca de reyes está decorada con el dulce mexicano «acitrón rojo, blanco y verde».

Una de las que llegó hoy a una sucursal en Los Ángeles de La Monarca para comprar roscones de reyes, uno para su casa y otro para compartir con sus compañeros de trabajo, fue Lupe del Río, de 60 años, quien resaltó a Efe que «el crecimiento de la comunidad latina» ha potenciado el auge de esta celebración.

Agregó que hace 50 años «no había ni televisión en español» con la cual informarse sobre «las celebraciones de la cultura latina», tal como ocurre hoy.

Por su parte, Beatriz Porto, de 61 años y fundadora de Porto’s Bakery, contó a Efe que cuando a los 14 años arribó al país junto a su familia cubana «nadie sabía de la celebración» del roscón.

«En 1976 hicimos como 50 roscas de reyes en la primera panadería, las compraban unos pocos inmigrantes de los que entonces venían a trabajar un tiempo y se regresaban a México», recordó Porto.

«Hoy preparamos como 9.000 roscas de reyes, porque el respeto a nuestra cultura ha crecido, nuestra comunidad ha crecido», subrayó.

La mujer contó que durante su infancia en Cuba y «bajo el régimen de Fidel Castro», las madres preparaban la rosca de reyes en casa, «casi en secreto», por estar prohibidas estas celebraciones en la isla.

Porto señaló que con los años ha visto crecer el número de clientes angloparlantes, los cuales por estas fechas van en busca de un roscón, ya sea para su casa u oficina.

«A los americanos les encanta esta tradición latina», aseveró.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here