Pintor mexicano “resucita” alegres difuntos en su taller automotriz

0
82
Fotografía del 21 de octubre de 2018, donde aparece el pintor mexicano Jesús Molina mientras muestra su obra titulada "El comal" en su taller en la ciudad de San Fernando ubicada al noroeste del Condado de Los Ángeles en California (EE.UU.). EFE

Los Ángeles – Convencido de que la muerte “es bonita” y no debemos tenerle “miedo”, el pintor mexicano Jesús Molina se inspira en “difuntos fiesteros” para “resucitarlos” con materiales reciclados en su taller automotriz.

“El Día de Muertos no es un día de tristeza, sino de felicidad para los que estamos en vida con nuestros difuntos”, dijo a Efe Molina en su taller de chapa y pintura de automóviles en San Fernando, California, donde también crea piezas de arte para una próxima exposición.

“La muerte a mucha gente le da miedo; pero la muerte es bonita porque nos lleva hasta Dios y hacia nuestra familia en el cielo”, indicó junto al cuadro “Noche de fiesta”, un esqueleto con falda batida al aire en plena danza callejera.

El artista de 34 años, que emigró a Estados Unidos en 2004 desde su natal México, crea lienzos y otras piezas con técnica mixta -algunas de gran formato-, a partir de láminas de metal que irían a parar a la basura. Algunas obras las regala a amigos que reparan sus vehículos en el taller.

Con la destreza de pintor que desarrolló desde pequeño, en 2011 comenzó a crear obras plásticas por encargo de sus vecinos.

Sus primeras exposiciones tuvieron lugar en la galería Gitana de San Fernando y en la sala de arte del cementerio Hollywood Forever.

“Me gusta trabajar con materiales que la gente ya no necesita para aprovechar las características propias del paso del tiempo”, detalló Molina.

“El óxido de láminas metálicas me inspira y adapto mis figuras, para que ese color rojizo de la corrosión sea parte artística”, agregó.

Uno de los cuadros, “Se hacen milagros”, es una lámina oxidada que ha montado sobre una vieja madera que utilizan los camiones de transporte de mercancías.

“La sangre que se ve salir de la herida con lanza, bajo las costillas de Cristo, es el propio óxido de la lámina”, explicó Molina.

Otra pieza sobre un fondo rojizo que tituló “Sabrosito” sitúa una pareja de calaveras con atuendos folclóricos, en un punto elevado de la felicidad, según se puede apreciar.

“Sabrosito” lo hice pensando en mis abuelitos, que me los imagino en el cielo riendo y bailando”, reveló el pintor.

“Así eran en vida, muy alegres”, recordó sobre la personalidad de la abuela Celerina Varona, que falleció de cáncer en 2008, y meses después “murió de tristeza el abuelito” Guadalupe Molina, ambos octogenarios.

Otra pieza es “Anuncio de Jesús”, un Cristo crucificado sobre una puerta de madera. La puerta la encontró en un basurero.

“El comal”, un medio cuerpo de un esqueleto con sombrero que toca la guitarra, lo creó sobre una pieza de metal circular.

“La carencia hace más creativo al artista”, afirmó Molina, que en su infancia comenzó a pintar en madera, metal y en trozos de cuero desechados de una tapicería cercana a su hogar, “con un par de pinceles que me regaló mi padre”.

“Soy un autodidacta. Mis padres no podían comprarme materiales”, recordó.

Con el objetivo de conseguir más brochas y pinturas lavaba y pintaba tumbas en el cementerio local.

Hoy es propietario del taller de chapa y pintura de automóviles NGS Custom Graphics, en el que además de dejar como nuevos vehículos abollados, se especializa en relucir “con toda su gloria” autos clásicos.

Algunos “moteros” lo buscan para que en el tanque de combustible pinte calaveras u otros motivos. Con los ingresos, Molina costea los materiales y crea sus piezas del “Día de muertos”.

“La expresión artística de Jesús Molina manda el mensaje que las cosas desechadas se transforman en elementos bellos con creatividad y arte “, apuntó a Efe Ernesto Vega, portavoz de la arquidiócesis de Los Ángeles, California.

“El arte en el Día de los Muertos está muy enraizado en la conciencia colectiva mexicana”, subrayó por su parte el artista.

El próximo sábado, Molina desplegará una decena de cuadros propios entre tumbas del cementerio Calvary, ubicado en el este de Los Ángeles. Junto a él, otros artistas celebrarán el “Día de Muertos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here