Rescate de menor hondureño en Río Bravo revive drama de la inmigración

0
79

Tegucigalpa – El rescate de un niño hondureño de apenas siete años, quien casi pierde la vida al intentar cruzar el Río Bravo, revive el drama de la migración no sólo de Honduras sino de la región centroamericana y se suma a una serie de eventos similares protagonizados por la desesperación de los migrantes por pisar suelo estadounidense para iniciar con un proceso de solicitud de refugio.

– Hace unos días, una anciana hondureña abandonó su silla de ruedas para cruzar el mismo río que ha cobrado la vida de decenas de migrantes que intentan llegar de forma irregular a EEUU.

– Los migrantes están utilizando piscinas inflables para llegar al otro lado del río que delimita el territorio estadounidense del mexicano.

Agentes de migración se lanzaron a la corriente para rescatar a un grupo de emigrantes entre los que se encontraba el menor hondureño.

Lo anterior sucedió luego que una balsa improvisada naufragara y el grupo de migrantes quedó a la merced de la corriente de agua.

Así lo informan medios locales que también muestran las imágenes del desesperante momento para los migrantes.

En total se trata de cuatro adultos y cinco niños quienes fueron rescatados por los agentes y luego apresados al llegar a la orilla.

Cabe señalar que l número de niños migrantes en situación irregular presentados ante las autoridades migratorias se incrementó de manera importante durante 2019, según datos del Instituto Nacional de Migración (INM) de México.

De acuerdo a un informe del INM de enero a abril de 2019 se contabilizaron 15 mil 499 niños de 0 a 17 años presentados ante la autoridad migratoria, una cantidad bastante superior a los nueve mil 926 atendidos el año pasado por estas fechas.

La gráfica muestra que con el transcurrir de los meses el número de infantes atendidos aumenta progresivamente.

En enero se presentaron ante las autoridades a dos mil 211, en febrero dos mil 746 y en marzo tres mil 700, mientras que en abril el número se dispara hasta seis mil 842.

El informe también indica que una tercera parte del total del flujo migratorio irregular que entra por la frontera sur son niños, la mayoría de ellos procedentes de Honduras.

En días recientes una anciana hondureña que abandona su silla de ruedas para cruzar la frontera estadounidense a través del Río Grande o Río Bravo, que delimita la línea territorial con México, también retrató la desesperación de los inmigrantes por cruzar la frontera estadounidense.

Un video relatado por un mexicano mostró las imágenes en la que la anciana dejó atrás su silla de ruedas para embarcarse en una piscina inflable en la que junto a su familia cruzó el río.

Del otro lado le esperaban los agentes migratorios, según el relato de la hondureña que huyó del país luego que le mataron a todos sus hijos y nietos.

La acción de la anciana retrató la desesperación de miles de migrantes que han permanecido por meses en la frontera esperando que su solicitud de asilo sea procesada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here