Salman Khan, el maestro con 60 millones de alumnos, Princesa de Cooperación

0
132

Oviedo – El matemático e ingeniero Salman Khan, que se ha visto reconocido este miércoles con el Premio Princesa de Cooperación Internacional, ha logrado universalizar el acceso a la educación a través de un escuela digital revolucionaria que ya ha llegado a sesenta millones de personas de 190 países.

Su lema «Sólo tienes que saber una cosa: puedes aprender cualquier cosa» ha permitido a su organización sin ánimo de lucro, nacida en 2008, proporcionar enseñanza gratuita en Internet en materias como matemáticas, ciencia o historia.

Khan y su academia han impulsado, según el acta del jurado del Premio Princesa, un «formato original y transformador» que ofrece formación a «todas las edades, en cualquier lugar del mundo».

Gracias a su visión pedagógica innovadora, ha ideado un proyecto formativo complementario y se ha erigido como el ‘maestro del mundo’, como avalan los millones de usuarios que utilizan la plataforma educativa online que el estadounidense puso en marcha desde su casa familiar de Silicon Valley con sus ahorros.

De madre india y padre bangladesí, Khan nació en el año 1979 en un barrio humilde de Nueva Orleans (Luisiana) donde vivió hasta iniciar sus estudios en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, donde se licenció en Matemáticas, Ingeniería y Ciencias Informáticas para, a continuación, hacer un máster en Dirección de Empresas en la Universidad de Harvard.

En el año 2004, cuando comenzó a proporcionar ayuda con lecciones telefónicas a su prima Nadia con la asignatura de matemáticas, se dio cuenta de los buenos resultados obtenidos, que le llevaron poco después a supervisar los avances a una quincena de hijos de otros familiares y amigos.

Dos años más tarde, se centró en la publicación de vídeos con lecciones muy sencillas sobre diversas materias, que cosecharon el apoyo de miles de seguidores a través de su canal de YouTube.

Tras comprobar el éxito que obtuvo entre los internautas, Khan decidió crear, junto a su mujer, la Khan Academy, que tiene entre sus filántropos a los multimillonarios Bill Gates y Carlos Slim, a Google o Disney.

Además de haber sido incluido por la revista «Time» en la lista de las cien personas más influyentes del mundo, Salman Khan ha firmado convenios con entidades de gran relevancia internacional como la NASA, el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York, la Academia de Ciencias de California y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Sus más de 20.000 vídeos disponibles en inglés, español, francés, turco, portugués y bengalí, que han sido visualizados más de 1.400 millones de veces, han permitido fomentar el concepto de «clase invertida», que busca darle la vuelta al método de enseñanza tradicional, animando a los estudiantes a preparar la teoría en sus casas para destinar el tiempo de clase a la parte más práctica, directamente con el profesor.

Orientada a las matemáticas en sus orígenes, la Khan Academy se ha ido abriendo a nuevas disciplinas como las ciencias, la historia o la gramática, entre otras materias al considerar que la educación es un derecho fundamental e inquebrantable.

Galardonada en 2014 con el Premio Heinz, la escuela digital del estadounidense ha inspirado a otras personas como el ingeniero David Calle, quien creó en España, en el año 2011, la web Unicoos tras conocer esa idea con la que «regalar conocimiento al mundo».

Este galardón, al que optaban veintinueve candidaturas de quince nacionalidades, es el tercero en fallarse de los ocho premios que anualmente concede la Fundación Princesa de Asturias tras el de las Artes, concedido al dramaturgo británico Peter Brook, y el de Comunicación y Humanidades, al Museo del Prado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here