180 migrantes esperan en el Mediterráneo a que la UE les ofrezca un puerto

0
760

Roma – Los 180 migrantes rescatados por el barco humanitario «Ocean Viking», que gestiona la ONG SOS Mediterranée, siguen en el mar Mediterráneo a la espera de que la Unión Europea, y más concretamente Italia y Malta, les ofrezcan un puerto para desembarcar.

«El ‘Ocean Viking’ todavía se encuentra en estado de emergencia, esperando urgentemente instrucciones para el desembarco de los 180 migrantes por parte de las autoridades marítimas competentes», ha escrito hoy la ONG en las redes sociales.

El barco «Ocean Viking» tiene a bordo en particular a 25 niños y a una mujer embarazada, y algunos de ellos llevan diez días a la espera de una solución.

Y es que el primer rescate de los cuatro que ha efectuado esta embarcación en los últimos días se produjo el 25 de junio y las cuatro operaciones han tenido lugar en las zonas de búsqueda y rescate de Italia y Malta.

Ambos países mantienen que sus puertos no son seguros para desembarcar a migrantes auxiliados en el mar debido a la emergencia del coronavirus y, a pesar de que la embarcación ha pedido el acceso a un puerto en seis ocasiones, ninguno lo ha consentido.

La situación a bordo es desesperante, según la ONG, que el viernes declaró el estado de emergencia, tras varios intentos de suicidio, peleas y amenazas por parte de los migrantes a sus propios compañeros de cubierta y a la tripulación.

De hecho, al menos dos hombres se han lanzado en los últimos días al mar y fueron recuperados por el equipo de rescate del barco, y otros tres lo han intentado, mientras que otro ha tratado de ahorcarse en la cubierta.

SOS Mediterranée solicitó a Italia y a Malta el viernes la evacuación urgente de 44 personas por su estado de angustia y de nerviosismo, pero ninguno de los dos países ha dado por el momento ninguna respuesta.

Lo que ha hecho Italia es enviar este sábado a un equipo médico, que ha examinado y ha conversado con los salvados durante al menos dos horas, para después marcharse.

«El equipo médico italiano ha dejado el ‘Ocean Viking’ después de hablar con los supervivientes a bordo», indicó la ONG en las redes sociales, al tiempo que pidió una solución urgente.

El barco se encuentra en aguas internacionales, muy cerca de la costa de la isla italiana de Sicilia (sur), hasta donde se ha dirigido este sábado, porque ayer viernes estaba más próximo a las costas de Lampedusa.

El miembro del partido ecologista italiano de Los Verdes Angelo Bonelli ha pedido al Gobierno de Giuseppe Conte que permita de inmediato desembarcar a estas personas, que «se encuentran al límite».

«Una mujer embarazada, niños y hombres esperando ser salvados, parece la escena de una película ya vista, pero desafortunadamente es la triste realidad», ha subrayado, al tiempo que ha lamentado que estas personas estén «encarceladas» en el mar.

Bonelli también ha condenado que esta imagen recuerde al anterior Gobierno que también dirigió Conte, formado por el antisistema Movimiento 5 Estrellas y la ultraderechista Liga, y durante el cual el líder de la Liga y ministro del Interior, Matteo Salvini, mantuvo una política de puertos cerrados, por la que ha sido duramente criticado en el país, especialmente por el Partido Demócrata (centroizquierda), que ahora forma parte del actual Ejecutivo.

De forma paralela, el servicio telefónico puesto a disposición de los migrantes en el mar, «Alarm Phone», alertó este sábado de que el mercante italiano «TALIA» seguía esperando instrucciones para atracar en algún puerto, después de socorrer el viernes a 52 personas que navegaban en el Mediterráneo en un bote a la deriva.

«Alarm Phone» dijo durante la mañana del sábado que este mercante pidió a Malta y a Italia poder desembarcar y que no recibió respuesta, y criticó que la Unión Europea juegue «con las vidas de las personas que atraviesan el Mediterráneo» en su intento de llegar a Europa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here