Abogado de Maradona declara como testigo en la causa por la muerte del ídolo

0
144

Buenos Aires – El abogado Matías Morla, que fue representante y amigo de Diego Maradona, se presentó a declarar este lunes ante la Justicia como testigo en la causa en la que se investiga la muerte del astro del fútbol, según informaron a Efe fuentes judiciales.

Se trata del inicio de una nueva ronda de testimoniales que inició la Fiscalía General de la localidad bonaerense de San Isidro, ya que este miércoles también deberán presentarse a declarar el cuñado de Morla y exsecretario de Maradona, Christian Maximiliano Pomargo, y el sobrino del ídolo Johnatan Espósito, quienes vivían en la casa donde murió Diego el 25 de noviembre de 2020.

Los fiscales pidieron también que se presenten a declarar la escribana Sandra Verónica Iampolsky y la contadora de Maradona Andrea Trimarchi, aunque la declaración prevista para este jueves podría reprogramarse.

La Justicia argentina investiga a siete personas por presunto «homicidio simple con dolo eventual» -delito que prevé una pena de entre 8 y 25 años de cárcel- buscando determinar si los cuidados al exfutbolista fueron deficientes y no se pusieron los medios necesarios para evitar su muerte.

Se trata del neurocirujano Leopoldo Luque, la psiquiatra Agustina Cosachov, el psicólogo Carlos Díaz, la médica que coordinaba los cuidados domiciliarios Nancy Forlini, el coordinador de los enfermeros Mariano Perroni y los enfermeros Ricardo Omar Almirón y Dahiana Gisela Madrid.

Todos ellos ya declararon ante la Justicia, que lleva meses recogiendo testimonios.

Según explicó a Efe el abogado de Morla, Mauricio D`Alessandro, la citación para testificar “es una medida de pacificación” de la fiscalía porque recordó que las hijas de Maradona Dalma y Gianinna habían pedido, como particulares damnificadas, que lo llamaran a indagatoria.

Maradona falleció a los 60 años y la autopsia al cuerpo del excapitán y exseleccionador de Argentina determinó que murió como consecuencia de un «edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada».

También descubrió en su corazón una «miocardiopatía dilatada».

El campeón del mundo en México 1986 padecía problemas de adicción al alcohol, había sido ingresado en una clínica de La Plata el 2 de noviembre de 2020 por un cuadro de anemia y deshidratación y un día después fue trasladado a un sanatorio de la localidad bonaerense de Olivos, donde fue operado de un hematoma subdural por un equipo comandado por Luque.

El 11 de noviembre recibió el alta hospitalaria y se trasladó a una casa en un barrio privado de las afueras de Buenos Aires, donde falleció el 25 de noviembre.