Activistas piden TPS para Nicaragua por agravamiento de condiciones de vida

0
1260
Claudia Treminio, de raíces salvadoreñas, posa con un cartel durante la marcha por la residencia permanente para beneficiados con TPS en Los Ángeles (EE.UU.). EFE/Iván Mejía/Archivo

Miami – Activistas proinmigrantes y expertos reclamaron este jueves al presidente Joe Biden que otorgue el Estatus de Protección Temporal (TPS) a Nicaragua, país que ha sufrido en los últimos 20 años un «grave deterioro» debido al incremento de la violencia, la corrupción y los desastres naturales.

«La necesidad es urgente, porque a los daños y el sufrimiento se han sumado los efectos de la pandemia de covid-19. Nuestra gente ya no aguanta más”, dijo Yanira Arias, de Alianza Américas, en una teleconferencia.

Decenas de miles de personas viven en Estados Unidos amparadas por el TPS, programa que da permiso temporal de trabajo a ciudadanos de una docena de países en los cuales el Gobierno estadounidense determina que han ocurrido desastres naturales o existen condiciones de violencia.

Según Arias, los nicaragüenses que piden ayuda urgente son gente que ha vivido muchos años en este país, “con un papel muy destacado en nuestras comunidades”.

Harold Rocha, director de la Nicaraguan American Human Rights Alliance, recordó que Nicaragua y Honduras recibieron protección del TPS después del Huracán Mitch de 1998, que causó más de 11.000 fatalidades en Centroamérica.

“Fue el huracán más letal de la historia, con más de dos millones de personas afectadas directamente y pérdidas y destrozos en Nicaragua por mil millones de dólares”, dijo desde Managua.

“Desgraciadamente, han pasado 23 años y las cosas lejos de mejorar se han deteriorado aun más en mi país. A los desastres naturales se suman los efectos de la violencia y la corrupción”, agregó.

En el reclamo se señaló que la designación de TPS para Nicaragua no solo brindaría protección contra la deportación para aquellos que han huido de circunstancias peligrosas, sino que también generaría un mayor flujo de remesas al país centroamericano.

“La Administración de Biden debería actuar rápidamente para utilizar el TPS para salvar vidas, pero también como una herramienta para ayudar a estabilizar financieramente el país”, dijeron los activistas.

La nicaragüense indocumentada Ivania Peralta, que se beneficiaría del TPS, dijo que el cambio de estatus le permitiría salir de las sombras en Miami, donde trabaja limpiando casas desde hace 15 años.

“Soy el sostén de mi familia en Nicaragua, y un nuevo estatus me daría la oportunidad de enviarles más dinero”, para enfrentar el costo de vida, agregó Peralta, integrante del Miami Domestic Worker Center.

El TPS permite a inmigrantes trabajar legalmente en EE.UU. en tanto el Gobierno de este país determine que no existen condiciones seguras para el retorno a sus países de origen, varios de ellos de Centroamérica como El Salvador, Honduras y Nicaragua, a los que se suman Venezuela y otras naciones.