Agentes migratorios de EEUU actuaron de manera irregular en contra de migrantes hondureños en Guatemala

0
1128
Migrantes hondureños abordan un bus por ordenes de la policía para ser regresados a la frontera con Honduras este jueves, en Morales (Guatemala). La primera caravana de hondureños migrantes del año, que ingresó a Guatemala por el departamento caribeño de Izabal, fue obligada a retornar este jueves a la frontera de ambos países para regularizar su situación, por orden de policías guatemaltecos y del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU. (ICE, en inglés). La Policía Nacional Civil de Guatemala y los funcionarios estadounidenses, vestidos de civil con camisa de botones, lentes oscuros y pantalones de comando, revisaron a decenas de hondureños que habían ingresado, en su mayoría, sin registro a Guatemala el pasado miércoles. La Agencia Efe pudo constatar la desesperación de la mayoría de los hondureños que fueron obligados a retornar a la frontera para identificarse y poder así continuar con su camino rumbo a Estados Unidos. EFE/ Esteban Biba

Washington – Los demócratas denunciaron este martes una operación migratoria irregular por parte de funcionarios de la Administración del presidente Donald Trump en Guatemala, en la que transportaron sin autorización a mujeres y niños migrantes a la frontera con Honduras.

Así lo denunciaron en un informe los demócratas del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU., liderados por el legislador Bob Menéndez.

En el documento se explica que personal demócrata de dicho comité descubrió en enero de 2020 un «incidente perturbador» en el que miembros del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) «malversaron fondos del Departamento de Estado de EE.UU. para llevar a cabo una operación no autorizada»

En concreto, el texto describe cómo miembros de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) destacados en Guatemala transportaron a migrantes hondureños en furgonetas sin identificación para reubicarlos en la frontera entre ambos países.

El DHS informó al personal demócrata del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de que funcionarios del departamento habían empleado las camionetas para transportar a mujeres y menores, pero no aclaró si hubo separaciones familiares durante la operación.

Asimismo, el informe denuncia que la operación fue llevada a cabo de «manera improvisada sin los protocolos para abordar consideraciones humanitarias o para garantizar la seguridad personal y los derechos humanos de los migrantes».

Además, «el DHS fracasó en aplicar una evaluación adecuada sobre los individuos en busca de asilo o protección internacional», indica el texto.

El documento señaló que este suceso se produjo en un contexto en el que el Gobierno de Trump ha intentado aumentar el papel del DHS en Centroamérica.

Menéndez consideró en un comunicado que «el Departamento de Seguridad Nacional y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza no están autorizados para actuar como policía migratoria a través de Latinoamérica. El Congreso debe intervenir una vez más para controlar la trastornada agenda antiinmigrante de este presidente».

Tras la publicación del documento, Menéndez ha hecho una solicitud formal para que los Inspectores Generales del Departamento de Estado y del DHS abran de inmediato una investigación sobre el operativo.

«Este informe explosivo es un doloroso recordatorio de cómo la agenda antiinmigrante del presidente Trump se ha infiltrado en todas las políticas de esta Administración -lamentó el senador-. Tratar de desdibujar las líneas que apartan al trabajo del cuerpo diplomático profesional de nuestra nación al de los agentes de inmigración nacional es corrosivo y totalmente inaceptable», agregó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here