Alertan del alza de violencia de género y retroceso en derechos en Honduras

0
290

Tegucigalpa – La violencia contra mujeres y niñas ha aumentado en Honduras debido a la pandemia, una situación que se agravó con el impacto de los huracanes Eta e Iota, lo que supone un retroceso de los derechos de las mujeres, alertaron este martes expertos en Tegucigalpa.

«Los niveles de violencia contra mujeres y niñas han aumentado de manera desproporcionada por la covid-19, y el impacto de (las tormentas) Eta e Iota ha agravado todo», dijo la coordinadora residente del Sistema de Naciones Unidas en Honduras, Alice Shackelford, durante un foro de alto nivel auspiciado por la iniciativa «Spotlight».

Afirmó que los feminicidios y la violencia contra mujeres y niñas es «otra pandemia» que está presente hace muchos años en el país.

La diplomática de la ONU llamó a todos los sectores a «ponerse en un estado de alerta y trabajar de una manera de cómo se maneja una crisis, una emergencia», y denunció que al menos 174 mujeres han muerto de manera violenta este año en Honduras.

NORMALIZACIÓN DE LA VIOLENCIA

Destacó también la importancia de no normalizar la violencia contra mujeres y niñas, una situación que tachó de «inaceptable».

«La normalización de la violencia es la cosa más peligrosa que podemos tener en una sociedad, normalizar la información alrededor de los feminicidios y la violencia es algo que tenemos que criticar y decir no», añadió.

Shackelford abogó por el fortalecimiento del trabajo que la iniciativa «Spotlight», una acción mundial puesta en marcha por la Unión Europea y las Naciones Unidas.

Resaltó la importancia de crear alianzas estratégicas para combatir la violencia de género y defender a las mujeres que «no tienen voz».

Frenar la violencia contra las mujeres y las niñas es un tema de «responsabilidad compartida y de país» que involucre a todos los sectores, añadió.

ACCIONES URGENTES

La directora del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), Migdonia Ayestas, dijo que el país es considerado «el más violento» para las mujeres en Centroamérica, por detrás de El Salvador, y uno de los «más peligrosos» a nivel mundial.

«Honduras sabe que tenemos un problema grave de violencia contra las mujeres», subrayó Ayestas, quien indicó que esta situación demanda «acciones urgentes» para poner un alto a la violencia de género e impactar el grave fenómeno del feminicidio que «solo deja luto y dolor».

Entre 2012 y 2020 Honduras registra la muerte violenta de 4.216 mujeres, de ellos 2.572 (61 %) son calificados como feminicidios y perpetrados por hombres con vínculos con las víctimas, añadió.

VIOLENCIA DE GÉNERO, MANIFESTACIÓN DE DESIGUALDAD

La titular del Instituto Nacional de la Mujer de Honduras, Ana Aminta Madrid, indicó que la violencia contra las mujeres y niñas es una «manifestación simbólica extrema de la desigualdad en nuestra sociedad».

La violencia de género «atenta contra sus más elementales derechos humanos y constituye una grave violación de estos», subrayó la alta funcionaria hondureña.

Destacó que las mujeres víctimas y sobrevivientes de violencia «se ven afectadas por una espiral de delitos que atentan contra su integridad y sus vidas», una situación que ha agravado la crisis por la pandemia y las tormentas Eta e Iota.

Esos fenómenos naturales develaron el «enorme riesgo de retroceder en los avances de los derechos de las mujeres en por lo menos dos décadas», agregó.

Dijo además que «no se puede negar» que la pandemia de covid-19 «ha subrayado y explotado la continuada negación de los derechos de las mujeres».

Las mujeres y niñas están «llevando la peor parte del enorme impacto social y económico en esta crisis», afirmó Madrid.