Alguaciles fronterizos culpan a Biden de nueva «oleada» de inmigrantes

0
750
Guardias estadounidenses detienen a inmigrantes mexicanos que trataban de pasar la frontera de Estados Unidos de forma ilegal, próximo al cercado fronterizo a lo largo del Valle del Río Grande en Texas, Estados Unidos. EFE/ Erik S. Lesser/Archivo

Tucson (AZ) – Alguaciles en los estados de Texas y Arizona, limítrofes con México, culpan a la Administración del presidente Joe Biden de una supuesta nueva “oleada” de inmigrantes indocumentados que llegan a la frontera, y argumentan que esto no solo pone en peligro a las comunidades fronterizas sino a todo el país.

“Nuevamente estamos teniendo a miles de migrantes cruzando la frontera. Con sus nuevas políticas, la nueva Administración está enviando el mensaje de que nuestra frontera está abierta y todos pueden venir, sin importar su estatus migratorio, lo que pone en peligro a nuestras comunidades”, dijo a Efe A.J. “Andy” Louderback, alguacil del condado de Jackson, Texas.

En las últimas semanas la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) ha reportado el arresto de cientos de inmigrantes indocumentados en Texas y Arizona, en su mayoría familias provenientes de países centroamericanos. De acuerdo con cifras de CBP, solamente en enero pasado se registraron un promedio de 3.000 arrestos al día a lo largo de la frontera.

Mientras, la Patrulla Fronteriza estima que entre el 20 de marzo de 2020 y el pasado 4 de febrero 38 % de los arrestos fueron de personas reincidentes.

Louderback considera que lo más preocupante son las noticias de que los inmigrantes que están cruzando la frontera de forma irregular están siendo liberados nuevamente, lo que en su opinión pone en peligro a las comunidades. “Estamos viendo nuevamente un incremento de tráfico humano. Estoy seguro de que también veremos más trafico de drogas”, enfatizó el alguacil.

El condado de Jackson es un corredor utilizado frecuentemente por los traficantes de personas y de drogas debido a que es la ruta más directa hacia la ciudad de Houston.

Por el momento CBP no ha dado cifras oficiales de cuántos inmigrantes han sido liberados en las últimas semanas, pero albergues en la frontera de Texas dijeron a Efe que en las últimas dos semanas han recibido un promedio de 80 familias al día.

Para el alguacil la llegada de más inmigrantes es sinónimo de que también están aumentando las actividades criminales relacionadas con el tráfico humano y de drogas.

Ese condado ya ha comenzado a ver un repunte en el descubrimiento de casas de seguridad y autos abandonados que generalmente son utilizados para el tráfico humano y de drogas.

Lo que más le preocupa son las personas con historial criminal que podrían estar entrando al país sin ser detectados.

Louderback criticó duramente la orden ejecutiva firmada por el presidente Biden que pretende detener casi todas las deportaciones de inmigrantes por 100 días.

Aunque la orden está temporalmente suspendida por la orden de un juez en Texas, el alguacil considera que envía el mensaje equivocado de que “puedes llegar al país de forma ilegal, cometer un crimen y no serás deportado”.

Otra preocupación es en su opinión el hecho de que CBP no está aplicando directamente pruebas de covid-19 a todos los inmigrantes que son arrestados y liberados, lo que podría poner en peligro la salud del pueblo estadounidense.

POLÍTICA DE «FRONTERAS ABIERTAS»

“Como alguacil mi mayor preocupación es la seguridad de mi comunidad. Me preocupa la llegada de tanta gente de forma irregular por la frontera. Si vamos a tener una política de fronteras abiertas el cambio debe de venir del Congreso. La inmigración debe de ser legal y ordenada”,enfatizó.

La Administración Biden anuncio hoy que a partir del próximo 19 de febrero reabrirá las solicitudes de asilo de inmigrantes, incluyendo a las personas que tienen casos activos bajo el programa Protocolos de Protección al Migrante (MPP) y que fueron enviadas de regreso a México durante la Administración del hoy expresidente Donald Trump.

Louderback considera que todas estas medidas, incluyendo la decisión de Biden de frenar la construcción del muro fronterizo y revertir las políticas migratorias de la pasada Administración, están provocando una nueva “oleada” de inmigrantes a lo largo de la frontera.

Esta opinión la comparte, Mark Lamb, alguacil del condado Pinal en Arizona, quien asegura que desde que se frenó la construcción del muro los inmigrantes están aprovechando para cruzar por los puntos donde no hay una barrera física.

“Esto ya no es un asunto solo de inmigración. Con las órdenes del presidente Biden las cosas están empeorando cada vez más, algo que los cárteles ya están aprovechando, empujando a más gente y más drogas al interior de nuestro país”, dijo Lamb a Efe.

El alguacil teme que las cosas se salgan de control tal y como, en su opinión, sucedió bajo la Administración de Barack Obama (2009-2017).

“Con Obama las cosas fueron horribles; luchábamos en contra de traficantes, en contra de narcotraficantes, y ahora parece que las cosas van a ser mucho peores”, dijo.

En las últimas semanas, la Oficina del Alguacil del Condado Pinal ha registrado un aumento en los casos de persecuciones de autos de traficantes que buscan evadir a las autoridades para introducir su cargamento humano.

Ese departamento policiaco constantemente apoya a la Patrulla Fronteriza cuando los inmigrantes salen de los autos tratando de escapar, internándose en el desierto.

“La gente tiene que entender que este no es solo un problema de la frontera, o un problema solo de Texas o Arizona. Los inmigrantes y las drogas que son traficados por nuestros condados no se quedan aquí; van a todas partes de Estados Unidos”, finalizó.