Avisan que las «condiciones inhumanas» seguirán sin ICE en cárcel de Nueva Jersey

0
136

Nueva york – Organizaciones proinmigrantes en Nueva Jersey aseguraron que el fin del contrato del condado de Essex con Inmigración para que su cárcel no sea usada para albergar indocumentados nada tiene que ver con la «justicia», sino con una cuestión económica, y que en el centro continuarán las «condiciones inhumanas».

En su opinión, la salida de los presos del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) no mejorará las condiciones en las que viven los reclusos ni una mayor «rendición de cuentas».

«Para ser claros, la decisión del condado de Essex de romper su contrato con ICE no se basa en la justicia para inmigrantes, sino que la criminalización y explotación de los inmigrantes ya no se considera rentable», indicó el grupo Abolish ICE.

«Dentro de la justificación de su cierre, los funcionarios del condado buscaron continuar negando y criticando a la comunidad con respecto a los abusos sexuales, físicos y mentales desenfrenados sistémicos en la instalación», indicó la organización en un comunicado.

El condado de Essex sorprendió a muchos el miércoles al anunciar el fin de su contrato de 13 años con ICE para detener inmigrantes en la cárcel de su ciudad de Newark, que aún se desconoce a dónde serán trasladados las 165 personas que aún alberga, lo que debe haber ocurrido para el 23 de agosto.

Informó además que el espacio dejado por los indocumentados será usado para albergar detenidos comunes del condado de Union, también en Nueva Jersey.

«La coalición se opone a la detención continua de todas y cada una de las personas en el centro correccional del Condado de Essex, y a todas las cárceles, prisiones y detención de inmigrantes», sostuvo y exigió que los inmigrantes sean reunidos con sus familias.

Mientras que la coalición New Jersey Alliance for Immigrant Justice aseguró que no es motivo de celebración el hecho de que la decisión «se tomó para obtener más beneficios del encarcelamiento».

«Es una decisión en la que nadie gana, donde las familias continuarán separadas, donde continuarán las condiciones inhumanas y la falta de rendición de cuentas dentro de los sistemas penitenciarios, y donde los condados seguirán beneficiándose de dolor y castigo», afirmó Amy Torres, directora ejecutiva de la organización.