Biden comenzará a enviar los pagos directos a ciudadanos este fin de semana

0
233
El presidente Joe Biden firma el plan de rescate estadounidense con la vicepresidenta Kamala Harris mirando, en la Oficina Oval de la Casa Blanca, Washington, DC, Estados Unidos. EFE/EPA/Doug Mills / POOL

Washington – El Gobierno del presidente, Joe Biden, comenzará a enviar, «como pronto, este mismo fin de semana» los pagos directos de hasta 1.400 dólares a los contribuyentes con rentas menores, en aplicación de una de las medidas estrella del paquete de estímulo ratificado por el mandatario este jueves.

«La gente comenzará a ver depósitos directos en sus cuentas bancarias este fin de semana», dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, en una rueda de prensa.

Psaki explicó que esos primeros pagos forman parte de «una primera ola», y que «en las próximas semanas» el resto de estadounidenses recibirán sus cheques.

Biden firmó este jueves en el Despacho Oval el plan de rescate fiscal de 1,9 billones de dólares, que incluye esos pagos y que recibió en la víspera la aprobación final del Congreso, con el objetivo de paliar los efectos económicos provocados por la pandemia.

El plan contempla las transferencias directas de 1.400 dólares a los contribuyentes que ganen hasta 75.000 dólares anuales y para las parejas que sumen 150.000. Aquellos individuos que ganan entre 75.000 y 80.000 recibirán una ayuda, pero será menor.

Por primera vez, los adultos dependientes recibirán también un cheque de 1.400 dólares, algo que no ocurrió en los otros dos paquetes de estímulo previamente aprobados.

Detrás de los pagos directos, está la idea de que si el Gobierno pone dinero en los bolsillos de los estadounidenses se mantendrá el nivel de gasto y la economía seguirá funcionando.

El rescate impulsado por Biden se unirá al de 900.000 millones de dólares que el Congreso impulsó en diciembre y al de 2,2 billones de dólares, el mayor de la historia del país, en marzo de 2020, bajo la Presidencia del republicano Donald Trump.

Estados Unidos es el país más golpeado por la pandemia, con más de 529.000 fallecidos y más de 29 millones de casos.