Con permiso de emergencia, «soñadora» viaja a México para sepultar a su padre

0
2823
Fotografía personal cedida donde aparece la directora de Arizona Dream Act Coalition, la activista Karina Ruiz, mientras muestra su permiso anticipado de reingreso, llamado "Advance Parole". EFE/Karina Ruiz /SOLO USO EDITORIAL /NO VENTAS

Phoenix (AZ) – Con una sensación agridulce, la «soñadora» y activista Karina Ruiz pudo viajar de Arizona a México junto al cuerpo de su padre fallecido a causa de la covid-19, amparada con un permiso de reingreso para extranjeros que en diciembre fue restaurado por una corte federal de Nueva York.

Esta oportunidad de poder ir a sepultar a un familiar, que le fue negada durante casi toda la Administración del ahora expresidente Donald Trump (2017-2021), se materializó gracias a los cambios que ella considera obedecen al esfuerzo de los inmigrantes por impulsar un cambio político.

La también directora de Arizona Dream Act Coalition fue una entre los «soñadores» (beneficiarios del programa Acción Diferida para los llegados en la Infancia, DACA) que viajaron a Washington DC el pasado miércoles, cuando Joe Biden asumió la Presidencia de Estados Unidos, parar seguir alzando la voz en favor de una reforma migratoria que permita la legalización de lo inmigrantes.

“La meta ya se divisa. Ahora hay que echarle todo los kilos con la Administración de Biden, que nada se quede en promesas. No vamos a quitar el dedo del renglón. Si están ahí es por nosotros; tocamos miles de puertas en Arizona para que se volteara el Senado (en favor del Partido Demócrata) y cambiara la Presidencia”, declaró a Efe.

Con tristeza reconoció que “por capricho de Trump” no pudo asistir al funeral de su abuela María Barrita el año pasado, así que se reconforta en haber logrado despedir a su padre en su pueblo natal del estado mexicano de Oaxaca. “Un mes antes no hubiera podido sepultarlo junto a su madre”, señaló.

Este logro se debe a que un juez de Nueva York ordenó a principios de diciembre a la Administración de Trump que restaurara en su totalidad el programa DACA.

La orden del juez federal Nicholas Garaufis, de la Corte del Distrito Este de Nueva York, obliga al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) a reabrir el programa a nuevas solicitudes, posibilidad que Trump eliminó al fracasar en su intento por derogar el programa creado por la Administración del presidente Barack Obama en 2012.

Ello le permitió obtener un permiso anticipado de reingreso, llamado «Advance Parole», que se concede a extranjeros que tienen ciertos beneficios migratorios, como DACA, para que puedan viajar fuera de Estados Unidos y regresar al país sin que se les niegue la entrada.

La soñadora, que emigró a Arizona junto a su familia en 1999, relató que su padre Mauro Ruiz falleció el 25 de noviembre en un hospital de Phoenix a causa de un paro cardiopulmonar ocasionado por el coronavirus. “Solo duró tres horas en el hospital”, refirió.

“Mi proceso de ‘Parole’ fue de emergencia. Debido a la pandemia no había vuelos para mandar el cuerpo de mi padre. Batallamos con la firma para el acta de defunción, luego nosotros nos enfermamos de coronavirus y en México también se contagiaron mis hermanos”, comentó.

Recordó que lograron conseguir un vuelo el 15 de enero. “Hablé de inmediato con Inmigración para poner una cita, y obtuve mi permiso para viajar a México ese mismo día. Me la jugué, pero era muy importante para mí cerrar ese círculo”, expuso.

“Me fui más confiada a sabiendas que estaba cerca la salida de Trump. Pero tuve que pagar 575 dólares por el permiso, y hubiera pagado lo que no tengo para estar con mi padre. Pero es injusto que nos cobren una tarifa tan alta en medio de una pandemia y ante la situación que estamos viviendo los inmigrantes, que hemos sido los más afectados”, consideró la activista.

Ruiz se siente “bendecida” de poder haber cumplido con el sueño de su progenitor, al que sepultó el domingo pasado en su pueblo natal San José Las Huertas, en Oaxaca, “Es muy importante honrar a nuestros ancestros, y a muchos migrantes se nos arrebata esa oportunidad”, sostuvo.

“Estoy profundamente orgullosa de todo el trabajo que realizó nuestra comunidad. No hubiera podido estar en el entierro de mi padre si no fuera por la lucha de tanta gente que trabajó duro para cambiar esta Administración y nuestras vidas”, aseveró la soñadora, que sigue en pie de lucha por los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos.