Conflicto entre Israel y Gaza sin tregua

0
234

Ginebra.- La alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, dijo hoy que su oficina ha recibido reportes del uso de munición real por parte de las Fuerzas de Seguridad Israelíes que dejaron diez palestinos muertos durante protestas en Cisjordania, lo que podría considerarse un crimen de guerra.

“Armas de fuego solo pueden ser utilizadas contra personas que representan una amenaza inminente de muerte o de heridas graves, y solo en última instancia”, sostuvo en una declaración.

“En una situación de ocupación, el uso injustificado e ilegal de armas de fuego por parte de las fuerzas del orden puede constituir un crimen de guerra”, precisó.

Bachelet pidió una investigación independiente y completa en torno a estas denuncias.

Asimismo, invocó al Gobierno israelí a que haga todo lo posible para apaciguar el brote de violencia entre israelíes ultraortodoxos, muchos de ellos colonos, y palestinos con la nacionalidad israelí y que residen en Jerusalén y otras ciudades de Israel.

“Es particularmente alarmante el aparente nivel de organización de algunos de estos ataques, así como del uso de un lenguaje que incita a la violencia y al odio racial y religioso”, recalcó la alta comisionada.

“Las informaciones que recibimos indican que en ciertas situaciones hay colonos que han llegado en convoyes organizados desde colonias israelíes en Cisjordania para reunirse con grupos locales”, explicó.

“En Gaza se han registrado intensos bombardeos israelíes, incluso desde tierra y mar, y preocupa que algunos ataques de las Fuerzas Israelíes se han dirigido contra objetivos civiles que, bajo el derecho internacional, no pueden ser considerados blancos militares”.

También denunció ataques perpetrados por algunos ciudadanos palestinos de Israel.

Igualmente, recalcó que el disparo de cohetes por parte de grupos armados palestinos en Israel, incluidas áreas densamente pobladas, es una clara violación del derecho internacional y representa también crímenes de guerra.