Desempleo y emprendimientos, dos caras del impacto de la pandemia

0
294

Tegucigalpa (Proceso Digital /Por Ronald Ordóñez) – La pandemia del COVID disparó el desempleo abierto de 5.7 al 10.9 %, que significó más de 400 mil nuevos desempleados, golpeando especialmente a mujeres y niños, pero a la vez significó que miles de personas, especialmente jóvenes, utilizarán sus conocimientos para emprender sus propios negocios que les permitieran sobrellevar la crisis, así como dar alas a sus sueños de consolidar sus emprendimientos como empresas establecidas e incluso algunos con deseos de expandirlas internacionalmente.

-Orillados por la pérdida de su empleo o por ingresar al mercado laboral, universitarios hondureños exploran áreas diferentes a las orientaciones académicas adquiridas o en proceso de adquisición.

El golpe devastador de la pandemia, seguida de las tormentas tropicales Eta e Iota que asolaron el país, provocó el cierre parcial o total de empresas, develando que los más afectados fueron las mujeres y los menores, dedicados al trabajo infantil.

Las autoridades hondureñas reconocen la situación y señalan que trabajan para revertirla, aunque admiten que será difícil sin lograr atraer la inversión extranjera y sin que los inversionistas nacionales se involucren más en el tema de apertura de negocios.

El ministro de Trabajo Olvin Villalobos, Indicó que el gobierno hace su parte con diversos programas, orientados a generar empleo en mujeres, jóvenes sin experiencia laboral o formación académica, mientras lucha por evitar que el trabajo infantil se mantenga, señalando que lo mejor es extraerlos de la actividad laboral y que se dediquen por completo a las jornadas educativas.

Fotografía que muestra a un hondureño mientras camina por una calle de Tegucigalpa después de ofrecer sus algodones de azúcar. Fotografía Juan Salgado / Archivo Proceso Digital.

Desempleo abierto creció

La Tasa de Desempleo Abierta (TDA) en Honduras pasó de 5.7 % en el año 2019 a 10.9 % en el 2020, el año de la pandemia. El país cuenta con 9 millones 362 mil 596 habitantes, de ellos 3 millones 655 mil 653 dentro de la Población Económicamente Activa (PEA).

Con 440 mil desempleados y casi un igual número de niños dentro del renglón de trabajo infantil, el país centroamericano lucha para revertir estas cifras al tiempo que busca minimizar el impacto de la pandemia a causa de coronavirus SARS-CoV-2.

(VER) El 61% de los millennials hondureños piensan en emigrar, revela estudio presentado por el Cohep

Sin dejar de lado que son los jóvenes y las mujeres los grupos con mayor vulnerabilidad frente al desempleo, estos mismos perfiles se presentan como los más golpeados por la pandemia que ya deja en Honduras casi 7 mil decesos y más de un cuarto de millón de casos positivos.

Cifras oficiales

En conversación con Proceso Digital, el titular de la Secretaría del Trabajo y Seguridad Social (STSS), Olvin Villalobos, señaló que se avizora un espacio no tan acentuado para la mujer en el mercado laboral y que al menos 400 mil niños trabajan en Honduras

“Tenemos una población económicamente activa de ocupados de 3.6 millones de personas, para hacer número exactos hablamos de 3 millones 655 mil 653 hondureños, tenemos los desocupados por el orden de 445 mil hondureños, estos desocupados son los que están en la tasa abierta de desempleo en el país”.

(VER) Honduras duplicó cifra de desempleo durante un año de pandemia

El funcionario precisó que 4 millones 103 mil 427 personas en Honduras se encuentran económicamente activas.

“La Tasa de Desempleo Abierta a diciembre del año 2019 era del 5.7 %, eso representa un promedio 240 mil hondureños desempleados, esa misma tasa a diciembre de 2020 llegó a valores del 10.9 %, eso significa un incremento del 5.2 %, equivalente a 200 mil en condición de desempleo, ese fue el impacto que nos dejó la pandemia y las tormentas Eta e Iota en 2020”.

Jóvenes

Cada año Honduras suma 200 mil jóvenes en edad productiva para trabajar, un reto para el país centroamericano que también afronta el reto de prevenir la migración, principalmente de jóvenes que no encuentran una oportunidad laboral.

(VER) Mayoría de colegiales en Honduras piensan emigrar al graduarse, según estudio

“No es fácil para nuestros jóvenes, nuestros registros nos indican que cerca de 200 mil hondureños cruzan la barrera de edad productiva para trabajar cada año, eso significa que es una gran masa que están entrando y buscando un espacio de oportunidad”, señaló el ministro del Trabajo.

El funcionario aceptó que se requiere de inversión extranjera para generación de empleo, por lo que se demanda, de la institucionalidad, sentar las bases para que el capital extranjero llegue al país.

“De nuestro lado se necesita establecer las bases para que la inversión extranjera pueda venir al país o la inversión privada pueda fomentarse con mayor fuerza y con ello generar empleo”.

(VER) Miedo y tristeza entre universitarios hondureños confinados por COVID-19

Destacó que como gobierno impulsan iniciativas como “Con Chamba vivís Mejor” y “Jóvenes Construyendo Futuro” dirigido a jóvenes entre 18 y 30 años, jóvenes que no estudian ni trabajan, se les busca una especie de pasantía en las empresas y se les da una retribución.

Migración

Proceso Digital consultó a varios jóvenes universitarios que a causa del desempleo han impulsado un emprendimiento y aunque los entrevistados de momento no piensan emigrar, no es una opción que descartan a futuro si las condiciones del país no mejoran.

Al respecto, el ministro del Trabajo expresó que “vimos como en los últimos años la población empezó a emigrar desde las zonas rurales a las zonas urbanas y cuando vieron que no había oportunidades empezaron a emigrar fuera del país”

“Hace tres años trabajamos en lo que se llamó la Política Nacional de Empleo, una iniciativa priorizada para atender a jóvenes y específicamente a mujeres en áreas rurales, en aquel momento nos arrojaban que eran donde teníamos que hacer énfasis porque eran los sectores donde más deprimidos teníamos”, continuó

 Hoy esa política tiene algo que se llama Marco de Acción Conjunta que es la implementación de esta en el desarrollo de todas las potencialidades que hay en el territorio, profundizó.

“Existe una relación directamente proporcional en estas dos variables (migración y desempleo) en las cuales está muy desarrollada… hubo un estudio recientemente que nos manifestó cuáles eran las tres causales por la cual nuestros hondureños tomaban la decisión de retirarse”, apostilló.

Hace tres años la primera causa de migración era seguridad, segunda endeudamiento y tercera era el desempleo, hoy la mayor causa es por el empleo y oportunidades de ingreso, segundo es el endeudamiento y tercero la seguridad, zanjó.

“Significa entonces que nuestro accionar debe de ir orientado a buscarle una respuesta a nuestros hondureños para poder tener una oportunidad de empleo o de ingreso para poder subsistir con sus familias”, aceptó.

Mujeres-menores

El titular de la Secretaría del Trabajo reflexionó sobre el futuro de la mujer, el cual dijo existe la necesidad de potenciar mayores espacios para la participación femenina.

“De alguna forma se avizora un espacio no tan acentuado, hemos visto una necesidad de poder potenciar mayores oportunidades para las mujeres en el mercado laboral”, esgrimió.

(VER) Pandemia de la COVID-19 ha aumentado el desempleo femenino en Honduras

No obstante, aseveró que trabajan para lograr la equidad de género en las oportunidades laborales, tanto en el territorio nacional como en el extranjero.

“Hoy que estamos desde este sitial de honor, estamos implementando eso para que las mujeres tengan oportunidades de la misma forma que un hombre tiene y hemos tenido ese cuidado para que las oportunidades en Estados Unidos también apliquen a las mujeres por igual”, apuntó.

“Las mujeres deben tener un espacio, al igual que los hombres, y de eso nos estamos ocupando”, agregó.

Sobre la niñez, reveló que existen 400 mil infantes que trabajan en Honduras, una cifra que se debe revertir con trabajo, esfuerzo y el apoyo de la comunidad internacional.

“Es lamentable que nuestros niños estén en estas condiciones, nuestro lema desde nuestra secretaría es que los niños, niñas y adolescentes de nuestro país donde deberían estar trabajando es en formarse en las escuelas y educarse, que esa es la base fundamental para su desarrollo”, caviló.

(VER) Las secuelas laborales de la pandemia perdurarán una década en Latinoamérica

Sobre ese tema sostuvo que se han girado instrucciones al equipo de inspectores a nivel nacional, para realizar trabajos de inspección para poder verificar que no estén los niños realizando trabajo infantil. “Eso es inaceptable para nuestra administración y no vamos a permitir que eso suceda”, sollozó.

“Tenemos alrededor de 400 mil menores que están en esta condición de trabajo, nosotros estamos haciendo énfasis que estos valores disminuyan”, compartió.

(VER) Pandemia de la COVID-19 ha aumentado el desempleo femenino en Honduras

Esta secretaría de Estado lleva la presidencia del Consejo de la Comisión Nacional para Erradicación del Trabajo Infantil y junto a diferentes organizaciones se han iniciado todo el proceso para poder dar alternativas de solución para la niñez hondureña, dijo.

“Pronto, con el apoyo de la comunidad internacional, estaremos estableciendo bases de datos y mediciones concretas para saber dónde están nuestros niños, que hoy tenemos esa limitante”, hilvanó al tiempo que exteriorizó que “después, hay un plan de intervención para poder detener esto y entre tanto afinamos eso nuestro equipo de inspectores de la Secretaría de Trabajo está desarrollando sus actividades en el marco de la ley para prevenir que dentro de las empresas exista trabajo infantil”.

Experiencia, primer muro

Consultado por Proceso Digital varios universitarios tachan el requisito de experiencia laboral como el primer muro al momento de buscar una oportunidad laboral en Honduras.

“Hay desempleo porque las empresas no dan oportunidad a las nuevas generaciones piden experiencia cuando no podemos tener experiencia si no se nos da la oportunidad y otra de las razones del desempleo es que estamos acomodados a la situación en la que estamos”, declaró a Proceso Digital Lesly Gabriela Cruz, quien estudia la licenciatura de Administración de Empresas.

Como muchos hondureños en la pandemia, decidió emprender su propio negocio de sublimación de artículos y aunque considera que no es sencillo emprender -dijo- con esfuerzo y dedicación se puede lograr.

(VER) Estudiantes recuerdan su día en un inédito e incierto escenario

Por su parte, la universitaria Marla Valladares es del criterio que el desempleo en Honduras cada día está peor, no hay fuentes de trabajo fijas y estables, por ello cada vez más gente decide salir del país o emprender un negocio.

Jaleas Tamen, es una receta de la abuela y su impulsora, la universitaria Marla Valladares busca posesionar la marca en toda Honduras y el mundo. Archivo Proceso Digital.

Su emprendimiento es de jaleas bajo el nombre de «Tamen», en inspiración a su abuela y su lucha es diario por sostener su cartera de clientes, por lo que su apuesta es a la calidad de su producto hecho en casa.

Exigió que “se nos dé una oportunidad de poder tener un empleo sin decir cinco años de experiencia, no podemos adquirirla si no nos contratan, que las personas que andamos tatuadas tengamos las mismas oportunidades que una persona que no tiene tatuajes, que se mida por capacidades y no por apariencias. Que las personas con discapacidades puedan optar por plazas de trabajo sin miedo a ser discriminados”

“Sé que quizás es difícil, pero sé que todo irá cambiando poco a poco”, confió.

Universitarios exploran otras áreas

Ya sea por haber perdido sus empleos o por ingresar al mercado laboral, jóvenes universitarios en Honduras son orillados a explorar otras áreas en las que no basan sus estudios académicos.

Ese es el caso de la estudiante de licenciatura en Periodismo, Kimberly Velásquez, quien perdió su empleo a causa de la pandemia y decidió emprender, hoy es propietaria del internet “Mi Ángel”, un negocio en crecimiento en tiempo de pandemia.

Vista general del Internet Mi Ángel, un emprendimiento de la universitaria Kimberly Velásquez, quien aspira abrir varios locales bajo esta marca. Archivo Proceso Digital.

“Desde marzo de 2020 estuve sin empleo y en febrero de 2021 decidí montar internet Mi Ángel y he salido adelante… necesitamos que Honduras salga adelante, tenemos un país maravilloso”, manifestó.

(VER) Hondureños preocupados por empleos y la salud, de acuerdo a encuesta de CESPAD

Lamentó que muchas personas que cuentan con un título universitario no tengan una plaza laboral, por lo que imploró al gobierno hondureño generar las condiciones para la creación de empleo

De su lado, Lizzy Daniela Zuniga, estudiante de la licenciatura de Marketing en el Centro Universitario Tecnológico (CEUTEC), reprochó la cantidad de experiencia requerida por las empresas al momento de contratar.

Junto a sus hermanas decidió emprender un negocio de variedades llamado “ZuniDi Makeup” y aunque confiesa que ha pensado en emigrar, ahora aspira a que esta opción sea porque su negocio creció al punto de extenderse al extranjero.

“Honduras va a cambiar cuando exista un cambio en nosotros mismos…he pensado en emigrar, pero ahora tengo el sueño que si salgo del país va a ser para extender el negocio”, arguyó.

Finalmente, exhortó a los hondureños a que por muy difícil que esté la situación no expongan sus vidas al salir de forma irregular del país, en cambio instó a iniciar el cambio y buscar las oportunidades en el país que los vio nacer. (RO)