¡Domingo de Resurrección!: Iglesia clama para vencer pandemia en Honduras

0
3433

Tegucigalpa – El cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga celebró este día la Eucarística correspondiente al domingo de resurrección y clamó por vencer la pandemia del COVID-19 en Honduras de forma conjunta y cada quien haciendo lo que le corresponde.

– Luego de tres días de intensas celebraciones litúrgicas, conocido como el Triduo Pascual, la Iglesia celebra hoy el Domingo de Resurrección, día en que Jesús venció a la muerte.

“Todos tenemos corresponsabilidad, no deben ser palabras vacías, si creo que Jesús resucitó quiero que Honduras resucite también erradicando esta pandemia”, expresó el arzobispo de Tegucigalpa.

En una celebración atípica a causa de las medidas de prevención en la que no se permiten la participación de los feligreses el jerarca de la Iglesia Católica invitó también a luchar contra los “virus” de egoísmo, maldad, envidia y corrupción.

“Esta resurrección del Señor nos compromete también a defender la vida, la vida del no nacido, de los niños y la naturaleza”, agregó.

Reflexionó que, el ser humano que participa de la resurrección del Señor Jesucristo está llamado a ser el mejor cuidador de la casa común, es decir del planeta.

En ese sentido, tachó de inconsciente a los pirómanos que siguen quemando los bosques de Honduras y exhortó a su conversión.

“También la resurrección nos llama a combatir las causas de la pobreza, esa pobreza estructural y de los insolidarios y del egoísmo que puede anidar en muchos corazones”, caviló.

Aunque la sociedad se encuentra en confinamiento -dijo- el llamado no debe vacío, al contrario se debe pensar en el primer prójimo, nuestra familia.

“Este confinamiento tiene que estar lleno de amor, lleno de preocupación por el prójimo, por el primer prójimo que son los miembros de nuestra familia”, externó.

“Necesitamos construir la paz, que es un don de la Pascua, el Señor resucitado saluda así, la paz sea con ustedes, si vivimos de verdad la Pascua de resurrección necesitamos irradiar la paz y construir la paz donde se encuentra amenazada”, continúo.

Al respecto, estimó que a partir de hoy nadie puede estar solo ni perdido en esta tierra.

“Hoy decimos, Cristo resucitado que el viento de la noche no apague el fuego vivo que nos dejó tu paso en la mañana”, zanjó.

A continuación Departamento 19 reproduce la lectura del día tomada del evangelio según san Juan (20,1-9):

EL primer día de la semana, María la Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro.

Echó a correr y fue donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, a quien Jesús amaba, y les dijo:

«Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto».

Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; e, inclinándose, vio los lienzos tendidos; pero no entró.

Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio los lienzos tendidos y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no con los lienzos, sino enrollado en un sitio aparte.

Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó.

Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here