Washington – El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció hoy cargos contra 12 sospechosos de conspiración para monopolizar el transporte de vehículos usados y otros bienes a través de México para su reventa en América Central.

“La acusación sostiene que los imputados monopolizaron una industria mediante una violencia horrible y amenazas de violencia. El Departamento usará todas las herramientas a su disposición para atacar la conducta contraria a la competencia que socava la vitalidad económica y la libertad de nuestro país”, indicó el fiscal general asistente Jonathan Kanter.

Los crímenes afectaron a la industria llamada transmigrante en la región fronteriza de Los Indios, cerca de Harlingen y Brownsville en Texas.

Las agencias transmigrantes son empresas que proporcionan servicios a los clientes que participan en ese comercio, incluidos trámites aduaneros requeridos para la exportación de vehículos hacia México.

La acusación sostiene que los sospechosos impusieron arreglos de precios y crearon una entidad centralizada llamada “The Pool” para recolectar y dividir las recaudaciones entre los conspiradores.

Los dueños de las agencias transmigrantes y otros participantes en la industria que se negaban a cobrar los precios fijados o a pagar a “The Pool” una tasa de extorsión, fueron sometidos a amenazas, intimidación y actos de violencia contra ellos, sus familias, empleados y socios, y otros negocios, según la acusación.

Entre los acusados ante el tribunal federal del Distrito Sur de Texas figuran Carlos Favián Martínez, de 36 años de edad; Marco Antonio Medina, de 32; Rigoberto Brown, de 38; Pedro Antonio Calvillo Hernández, de 47; Roberto García Villareal, de 56, y Miguel Hipólito Caballero Aupart, de 70.

Los otros acusados son Sandra Guerra Medina, de 68 años; Mireya Miranda, de 56; Diego Ceballos Soto, de 48; Carlos Yzaguirre, de 63; Juan Héctor Ramírez Ávila, de 32, y José de Jesús Tapia Fernández, de 44.