El arzobispo Gómez dice a los menores inmigrantes que son «muy importantes»

0
148
Fotografía cedida por la Arquidiócesis de Los Ángeles de rosarios que el arzobispo José Gómez regaló a los menores que asistieron a una misa que ofreció hoy, en el Centro de Convenciones Long Beach (EEUU). EFE/Arquidiócesis de Los Ángeles

Los Ángeles – El arzobispo de Los Ángeles, monseñor José Gómez, ofreció el domingo misa a los menores inmigrantes que han llegado al país sin la compañía de un adulto y que se encuentran en un albergue en Long Beach, al sur de Los Ángeles, y les dijo que son «muy importantes para Dios»

Gómez, quien también es el actual presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), celebró la misa en el Centro de Convenciones de Long Beach que ha sido acondicionado para albergar hasta 1.000 menores.

El líder religioso invitó a los menores a tener confianza en Dios: «Aunque a veces tengamos situaciones difíciles, debemos confiar en el plan de Dios para nuestras vidas», y al final de la misa les regalaron un rosario y les recomendó que rezasen a diario con él.

De los menores que han estado en el albergue de Long Beach, un total de 584 ya han sido entregados sus familiares o patrocinadores, según reportó el viernes el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), que opera este refugio temporal.

«Reunamos a todos los niños con su familia», comentó en su cuenta de Twitter Robert García, alcalde de Long Beach, al referir los datos presentados por HHS.

Al 28 de mayo, 152 menores inmigrantes permanecían en el Centro de Convenciones que es propiedad de esta ciudad del condado de Los Ángeles.

El centro comenzó a recibir menores el pasado 22 de abril y -según se necesite- planea operar como refugio de menores hasta principios de agosto, cuando tiene programado un evento diferente.

Otros sacerdotes de la arquidiócesis de Los Ángeles también han celebrado misa en el Centro de Convenciones de Long Beach, al igual que en Pomona Fairplex al este de L.A., después de recibir autorización de las autoridades federales.

Monseñor Jarlath «Jay» Cunnane, director de la parroquia de San Cornelio, celebró la primera misa para los menores inmigrantes, seguido después por el obispo auxiliar Marc Trudeau, George Aguilera y Budi Wardhana, según informó la oficina de prensa de la Arquidiócesis.

Estos sacerdotes forman parte de un grupo que ha recibido entrenamiento especial por parte de la arquidiócesis de Los Ángeles para trabajar con menores inmigrantes Ante la abrumadora llegada de niños no acompañados y familias, especialmente en los estados fronterizos como Texas, las comunidades y organizaciones católicas han trabajado para ayudar a estos inmigrantes, que han llegado por miles en los últimos meses a la frontera de Estados Unidos con México.