El expresidente George W. Bush felicita a nuevos ciudadanos tras ceremonia

0
137
El expresidente de los Estados Unidos, George W. Bush. EFE/LARRY W. SMITH/Archivo

Nueva York – El expresidente George W. Bush (2001-2009) felicitó a un grupo de 30 inmigrantes que este martes se convirtieron en nuevos ciudadanos estadounidenses, a los que recordó el trabajo que realizaron por este país durante la pandemia, en una ceremonia realizada en el popular Rockefeller Center en Manhattan.

El exmandatario republicano y su esposa Laura presenciaron el acto de juramentación de los inmigrantes provenientes de Costa Rica, República Dominicana, Ghana, Australia, Dinamarca, Canadá y Guinea, entre otros países, señaló la cadena Telemundo.

«Bienvenidos, compatriotas. Ahora ustedes y yo compartimos los mismos derechos y títulos», dijo el presidente número 43 de Estados Unidos.

Recordó lo que dijo en uno de sus discursos inaugurales, que «es importante ser ciudadanos y no espectadores», y les aseguró que antes de que esta ceremonia les oficializara ya ellos eran ciudadanos «luchando en primera línea contra una pandemia”

“Eso habla de su alma, de su espíritu, y me recuerda cuán afortunados somos de teneros como ciudadanos”, abundó.

Bush, que por estos días promueve su libro «Out of Many, One: Portraits of American Immigrants» (De Muchos, Uno: Retratos de Inmigrantes Estadounidenses), les aseguró además que el título debió ser «de todos, uno» pero «ese es su lema».

«Significa que todos venimos de antecedentes diferentes y es importante honrar las tradiciones de donde ustedes vienen, pero también es importante reconocer que la belleza de Estados Unidos es que de tantos orígenes se forma un sola nación. Así que hoy, ustedes son ciudadanos estadounidenses y estamos orgullosos», afirmó.

«Out of Many, One» cuenta la historia de varios inmigrantes con ilustraciones de sus propios retratos al óleo realizados por el exmandatario.

Bush aseguró esta semana durante una entrevista con la cadena CBS, realizada desde su rancho en Texas, que de lo que más se arrepiente es de no haber sido capaz de reformar el sistema migratorio estadounidense.

Indicó además que actualmente está haciendo cabildeo entre los conservadores para proporcionar una vía a la ciudadanía para los indocumentados que no tengan antecedentes penales y que pagan impuestos en EE.UU.

El Congreso tiene ante su consideración una propuesta que busca un camino a la ciudadanía para 11 millones de personas que viven en el país sin estatus legal, que ha hallado oposición y dudas no solo en las filas republicanas.