El ICE usa base de datos de servicios públicos para buscar indocumentados

0
3183
Vista de un cartel en contra del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). EFE/Tania Cidoncha/Archivo

Los Ángeles – Agentes del Servicio de Control de Inmigración y de Aduanas (ICE) han aprovechado una base de datos privada que contiene millones de registros de teléfono, agua, electricidad, y otros servicios públicos para buscar indocumentados, reveló este viernes el diario The Washington Post.

La información del diario se basa en documentos públicos descubiertos por investigadores de la Escuela de Leyes de la Universidad de Georgetown en Washington.

Los agentes del ICE habrían obtenido información de la base de datos CLEAR, que incluye más de 400 millones de nombres, direcciones y registros de servicio de más de 80 empresas de servicios públicos incluidos los de agua, gas y electricidad, teléfono, internet y televisión por cable en los 50 estados del país, Puerto Rico, Guam y las Islas Vírgenes de EE. UU., destaca el rotativo.

La compañía CLEAR hace parte del conglomerado Thomson Reuters, con sede en Toronto, y ha estado bajo la lupa en los últimos años por vender esta información.

CLEAR ha dicho que la información que recolecta proviene de la gigante de informes crediticios Equifax, que se actualiza a diario e incluye mudanzas recientes de las personas entre sus datos.

Desde 2019, el Centro Nacional de Leyes Migratorias (NILC) advirtió que CLEAR estaba proporcionando datos de transferencias bancarias, licencias de conducir, préstamos, registros judiciales públicos; encarcelamiento, dirección de empleo y hasta el número de identificación personal del contribuyente (ITIN), que permite a los indocumentados presentar los impuestos.

Este viernes, el Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes envió cartas a los directores ejecutivos de Thomson Reuters y Equifax en busca de documentos y otra información sobre cómo el ICE ha utilizado los datos de servicios públicos en los últimos años.

Por su parte, la Administración del presidente Joe Biden suavizó este mes los criterios de arresto y deportación establecidos por su predecesor, Donald Trump, en un intento por detener la ola de deportaciones de indocumentados sin récord criminal.