España exigirá también PCR negativa a los franceses que entren por vía terrestre

0
177
Las personas procedentes de zonas de riesgo de Francia que lleguen a España vía terrestre deberán disponer de una PCR u otra prueba diagnóstica para coronavirus, con resultado negativo y realizada en las setenta y dos horas previas a la entrada, como ya se exige a los que llegan en barco o avión. EFE/EPA/LUCA ZENNARO/Archivo

Madrid – Las personas procedentes de zonas de riesgo de Francia que lleguen a España por vía terrestre a partir del martes próximo deberán disponer de una PCR u otra prueba diagnóstica negativa de coronavirus realizada en las 72 horas previas a la entrada, como ya se exige a los que viajan en barco o avión.

Quedan excluidos de la obligación de presentar esta prueba los menores de seis años, los camioneros en el ejercicio de su actividad profesional, los trabajadores transfronterizos y los residentes en zonas fronterizas en un radio de 30 kilómetros alrededor de su lugar de residencia.

El Ministerio de Sanidad español califica la medida de «urgente y necesaria» ante la situación epidémica, según publica este sábado el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Además, justifica que es «proporcional», en cuanto a que es «plenamente adecuada para alcanzar la finalidad perseguida, que es precisamente evitar la transmisión del coronavirus y sus variantes» en España.

Las autoridades francesas notificaron este viernes 41.869 casos y 897 muertes más a causa de la covid-19. La situación es particularmente preocupante en la región de París, donde la tasa de incidencia en siete días ha superado los 600 contagios por cada 100.000 habitantes.

España sumó ayer otros 590 fallecidos, una cantidad que no se alcanzaba desde la segunda semana de febrero, y 7.587 nuevos contagios, con una incidencia creciente de la enfermedad.

Esta nueva exigencia de PCR negativa para entradas terrestres en España llega en medio de la polémica por las proliferación de fiestas ilegales, sobre todo en Madrid, en las que no se respetan las restricciones sociosantiarias y el denominado «turismo de borrachera», que tiene el foco puesto en los turistas franceses.

Según fuentes policiales, los jóvenes de esta nacionalidad son los extranjeros que participan en mayor medida en esas celebraciones clandestinas.

La Embajada de Francia en España rechazó esta semana que se intente «estigmatizar» a los turistas de ese país que se desplazan a España y recordó que su gobierno recomienda no viajar por turismo.

«Se desaconseja rotundamente viajar a España desde Francia por razones de ocio», recomienda la Embajada.