Frontera registra aumento de migrantes reincidentes que buscan entrar al país

0
716
Vista de la frontera en Tucson, Arizona, donde los "halcones", como son llamados los guías, se ubican en las partes altas de las montañas, tanto en territorio estadounidense como mexicano, para vigilar los pasos de la Patrulla Fronteriza y alertar por teléfono a los inmigrantes. EFE/Paula Díaz/Archivo

Tucson (AZ) – El número de inmigrantes indocumentados que intentan cruzar la frontera con México de manera ilegal una y otra vez, sin importar cuantas veces sean deportados, va en aumento a pesar de las políticas para sellar la línea divisoria implementadas por la Administración del presidente saliente, Donald Trump.

De acuerdo a las últimas cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), desde el pasado mes de marzo el número de reincidencias en el cruce fronterizo es cinco veces más alto que en 2019, un aumento relacionado con el inicio a partir de ese mes de las deportaciones «exprés» por parte de la Patrulla Fronteriza.

Por medio de esa política, cada vez que un indocumentado es arrestado en la frontera es deportado a México en menos de dos horas y ninguno tiene la oportunidad de hablar con un abogado o presentar su caso ante un juez de inmigración.

Estas deportaciones «exprés» se deben a la implementación del Título 42 de la Sección 265 del Código de Estados Unidos, que hizo el Gobierno federal a raíz de la emergencia nacional que desató la pandemia del coronavirus.

De acuerdo a CBP, el pasado mes de noviembre se detuvieron un total de 70.052 indocumentados en la frontera con México, una cifra mayor que los 42.643 del mismo mes de 2019.

«El reincidencia siempre fluctúa, no debería ser una métrica en la que deberíamos enfocarnos demasiado, sin embargo bajo la autoridad del Título 42 hemos visto algunos grupos demográfico con menos que perder como los hombres mexicanos solteros, que intentan cruzar más de una vez», dijo la federal CBP en declaraciones enviadas a Efe.

«CUANTAS VECES SEA NECESARIO»

Juan Ramírez, un mexicano de 32 años, forma parte de estas estadísticas. En las últimas tres semanas ha intentado cruzar la frontera por lo menos en dos ocasiones y las dos veces ha sido deportado de regreso a México.

«Esta ultima vez casi lo logramos, caminamos por dos días, aguantando el frio, escondiéndonos entre los matorrales, pero nos descubrieron y nos arrestó la migra», confesó a Efe Ramírez, ahora en un albergue en Nogales, Sonora (México), desde donde planea su tercer asalto para cruzar la frontera y poder reunirse con su familia en Nueva York.

Esta semana, dice, lo intentara de nuevo, para lo cual tendrá que pagarle al «coyote» 800 dólares adicionales a los mas de 2.500 que ya le había abonado.

Sus dos hermanos ya llevan seis años en Estados Unidos, tiempo en el que él cuidaba a su madre, pero tras la pandemia de la covid-19 perdió su negocio y desde entonces no ha podido encontrar empleo.

«Las cosas están muy difíciles en México, si antes apenas podíamos sobrevivir, ahora simplemente no se puede», dijo, para luego agregar que por eso mismo intentará cruzar la frontera «cuantas veces sea necesario».

Relata que en su más reciente tentativa, tras ser aprehendidos, los agentes federales los subieron a una camioneta, los esposaron, les dieron guantes y mascarillas, llenaron formularios y en menos de dos horas los habían «aventado de regreso a México».

«Desde un principio alertamos que el cierre de la frontera está obligando a las personas a buscar otras alternativas para ingresar a Estados Unidos, los problemas que enfrentan no se van a solucionar mientras esperan en la frontera», dijo a Efe Pedro Ríos, director del Comité de Servicios Amigos Americanos (AFSC), organización con sede en la fronteriza San Diego (California).

La Administración del presidente saliente, Donald Trump, cerró los puertos de entrada para los inmigrantes que solicitan asilo y deben esperar por tiempo indefinido en México. De hecho, aquellos que lograron obtener una cita antes del cierre de la frontera han visto como sus audiencias se han ido aplazando.

«Estados Unidos optó por cerrarle la puerta a los migrantes, violando acuerdos internacionales. Al momento que el migrante tiene que esperar en México corre el riesgo de ser explotados, utilizados como ‘mulas’ para cargar drogas por la frontera», aseveró el activista.

Ríos mostró su anhelo de que la nueva Administración de Joe Biden afronte la problemática del asilo «de una forma humanitaria», o de lo contrario los indocumentados seguirán tratando de cruzar la frontera una y otra vez, y exponiendo sus vidas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here