Gobierno estadounidense presenta plan de inmigración “justo, ordenado y humano”

0
584

Tegucigalpa – El gobierno estadounidense que dirige el presidente Joe Biden presentó el martes un «borrador» para una política migratoria «justa, ordenada y humana», que entre otras cosas fomenta la inversión en Centroamérica para afrontar las causas estructurales de migración.

“Los Estados Unidos pueden tener una frontera ordenada, segura y bien gestionada al mismo tiempo que tratan a las personas de manera justa y humana”, inicia el borrador del plan de la administración Biden.

Sobre la región subraya que se debe abordar la inseguridad económica y la desigualdad.

Asimismo destaca que se debe combatir la corrupción y promover el respeto por los derechos humanos, los derechos laborales y la libertad de prensa.

 A continuación Proceso Digital reproduce el borrador del plan Biden presentado por el gobierno estadounidense:

En enero, la Administración Biden-Harris lanzó un esfuerzo amplio y completo del gobierno para reformar nuestro sistema de inmigración, incluido el envío al Congreso de legislación que crea un nuevo sistema para gestionar y asegurar nuestra frontera responsablemente, proporcionar un camino hacia la ciudadanía y gestionar mejor la migración en todo el Hemisferio. 

En los seis meses transcurridos desde entonces, la Administración ha realizado un gran progreso para construir un sistema de inmigración justo, ordenado y humano mientras continúa pidiendo al Congreso que haga reformas a las leyes de inmigración de los Estados Unidos, que son necesarias desde hace mucho tiempo. Hemos procesado con éxito a más de 12,500 personas que han sido enviadas de vuelta a México bajo los Protocolos de Protección al Migrante. Hemos ampliado las vías legales para la protección y la oportunidad, incluido el programa de Menores Centroamericanos (CAM) para reunir a los niños con sus padres en los Estados Unidos. Hemos fortalecido la gestión migratoria colaborativa con socios regionales, incluso a través de un nuevo Grupo Operativo sobre Tráfico y Trata de Personas para interrumpir y prevenir las operaciones de tráfico de migrantes y trata de personas. Y continuamos disuadiendo la migración irregular en nuestra frontera sur. 

La Administración Biden-Harris ha logrado esto y más al tener en cuenta las políticas de inmigración crueles e imprudentes de la Administración anterior, que exacerbaron los desafíos que han existido por largo tiempo y no lograron gestionar de manera segura nuestra frontera. Caso en cuestión: el número total de encuentros únicos en la frontera sur hasta la fecha este año fiscal permanece por debajo del número total de encuentros únicos hasta la fecha durante el año fiscal 2019 bajo la Administración Trump. 

Hoy, la Administración publica un plan que describe los próximos pasos que tomarán las agencias federales para continuar implementando la visión transformadora del Presidente para un sistema de inmigración del siglo XXI que proteja la frontera, considere las solicitudes de asilo de manera justa y eficiente, fortalezca los esfuerzos regionales de gestión de la migración en el norte y Centroamérica y aborde las causas fundamentales de la migración desde Centroamérica. El éxito en la construcción de este sistema de inmigración justo, ordenado y humano no se logrará de la noche a la mañana, especialmente después de las políticas irracionales e inhumanas de la Administración anterior, pero esta Administración tiene un plan para llegar allí y está logrando un progreso real. 

Siempre seremos una nación de fronteras y aplicaremos nuestras leyes de inmigración de una manera justa y equitativa. Continuaremos trabajando para fortalecer un sistema de inmigración ordenado.  

GARANTIZAR UNA FRONTERA SEGURA, HUMANA Y BIEN MANEJADA 

Los Estados Unidos pueden permitir que las personas ejerzan su derecho legal a solicitar asilo al mismo tiempo que reducen la migración irregular y mantienen una frontera ordenada, segura y bien gestionada. 

  • Hacer un mejor uso de los recursos de aplicación existentes. Desde el año fiscal 2011, el presupuesto discrecional de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de los EE. UU. ha crecido de $9.9 mil millones a $15 mil millones en el año fiscal 2021. El Presupuesto del Presidente redirige los recursos de un muro fronterizo innecesario para realizar inversiones sólidas en medidas de seguridad fronteriza más inteligentes, como la tecnología fronteriza y la modernización de los puertos de entrada terrestres, que han demostrado ser más eficaces para mejorar la seguridad en la frontera. Estas inversiones servirán como un multiplicador de fuerza para los más de 19,500 agentes de la Patrulla Fronteriza que actualmente ayudan a asegurar las fronteras de nuestra nación y los más de 25,500 oficiales de CBP que trabajan en nuestros puertos terrestres, aéreos y marítimos. Las inversiones también facilitarán controles de seguridad más sólidos y efectivos para combatir el tráfico y la trata de personas, así como la entrada de migrantes indocumentados. 
  • Mejorar el proceso de remoción expedita para quienes llegan a la frontera.  La Administración está trabajando para mejorar el proceso de expulsión acelerada en la frontera para determinar de manera justa y eficiente qué personas tienen solicitudes legítimas de asilo y otras formas de protección. El asilo y otras vías de migración legal deben seguir estando disponibles para quienes buscan protección. Aquellos que no busquen protección o que no califiquen serán expulsados de inmediato a sus países de origen. 
  • Facilitar la gestión segura de las fronteras en la región proporcionando capacitación y asistencia técnica, apoyando el mejoramiento de la infraestructura y tecnología fronterizas, y promoviendo enfoques colaborativos de migración y gestión fronteriza. 
  • Fortalecer las operaciones contra el tráfico ilícito y la trata de personas al trabajar con los gobiernos regionales para investigar y enjuiciar a las personas involucradas en el tráfico ilícito de migrantes, la trata de personas y otros delitos contra los migrantes. En abril de 2021, el DHS anunció la Operación Sentinel, una nueva operación dirigida contra organizaciones involucradas en el tráfico ilícito de personas. 
  • Reforzar los mensajes públicos sobre migración garantizando mensajes coherentes para desalentar la migración irregular y promover una migración segura, legal y ordenada. 

PROCESAR DE MANERA ORDENADA Y JUSTA LAS SOLICITUDES DE ASILO 

La Administración se compromete a considerar las solicitudes de asilo de manera justa y eficiente. El asilo y otras vías de migración legal deben seguir estando disponibles para quienes buscan protección. Pero aquellos que no busquen protección o que no califiquen serán enviados de vuelta a sus países de origen. 

  • Establecer un expediente específico para considerar las solicitudes de asilo. La Administración ha establecido un expediente judicial especial de inmigración para considerar de manera oportuna y justa los reclamos de protección de ciertos recién llegados. 
  • Mejorar aún más la eficiencia y la equidad del sistema de asilo de los EE. UU. al autorizar a los oficiales de asilo a adjudicar las solicitudes de asilo para quienes llegan a la frontera y al establecer estándares de elegibilidad claros y justos que armonicen el enfoque de los EE. UU. con los estándares internacionales. La Administración ya ha comenzado a rescindir las políticas y decisiones de la Administración Trump que impiden injustamente que las personas obtengan asilo. El 16 de junio, el Departamento de Justicia revocó dos de los fallos de la Administración anterior que restringían severamente las protecciones de asilo para las víctimas de violencia doméstica y de pandillas. 
  • Maximizar los programas de representación y orientación legal al trabajar en estrecha colaboración con proveedores de servicios legales pro bono. El Presupuesto del Presidente para el año fiscal 2022 solicita $15 millones para brindar representación a familias y personas vulnerables, así como $23 millones para apoyar los programas de orientación legal del Departamento de Justicia. 
  • Reducir los retrasos en los tribunales de inmigración al asegurar que los casos prioritarios se consideren de manera oportuna y contratar más jueces de inmigración. El presupuesto para el año fiscal 2022 solicita 100 jueces de inmigración adicionales y brinda apoyo para personal judicial adicional para garantizar el procesamiento eficiente y justo de los casos. El Departamento de Justicia también restauró la discreción de los jueces de inmigración para cerrar administrativamente los casos en otro paso para garantizar que los casos prioritarios se consideren de manera oportuna.  

FORTALECIMIENTO DE LA GESTIÓN MIGRATORIA COLABORATIVA CON SOCIOS REGIONALES  

Los Estados Unidos buscan expandir los esfuerzos estadounidenses y multilaterales para abordar la grave situación humanitaria en Centroamérica y fortalecer la gestión regional colaborativa de la migración. Los Estados Unidos creen que todas las personas deben poder tener una vida segura, estable y digna dentro de sus propios países, al tiempo que garantizan que el asilo y otras vías de migración legal sigan estando disponibles para quienes los necesiten. 

  • Brindar apoyo humanitario para abordar las necesidades agudas que obligan a las personas a abandonar sus hogares. Los esfuerzos de los Estados Unidos abordarán la inseguridad alimentaria y la desnutrición, mitigarán los impactos de las sequías sucesivas y la escasez de alimentos, promoverán la protección de las personas vulnerables y proporcionarán materiales para apoyar la reconstrucción de hogares y escuelas dañadas por los huracanes. Los Estados Unidos también trabajarán con las Naciones Unidas para movilizar el apoyo internacional por el deterioro de la situación en el Triángulo Norte. Como parte de estos esfuerzos, los Estados Unidos proporcionaron en abril $255 millones en asistencia para satisfacer las necesidades humanitarias inmediatas y urgentes de las personas en El Salvador, Guatemala y Honduras, refugiados, otras personas desplazadas y migrantes vulnerables en la región. 
  • Ampliar el acceso a la protección internacional para brindar seguridad a las personas más cerca de sus hogares mediante la construcción y mejora de los sistemas nacionales de asilo, la intensificación de los esfuerzos para reasentar a los refugiados y la ampliación de los esfuerzos de protección para los grupos en riesgo. 
  • Establecer Centros de Recursos para la Migración en los países del Triángulo Norte con el apoyo de organizaciones internacionales y en coordinación con los gobiernos de Centroamérica para brindar derivaciones a servicios para las personas que buscan vías legales de migración y protección. Los centros también brindan derivaciones al apoyo de reintegración para los migrantes que regresan desde los Estados Unidos y otros países. 
  • Reiniciar y expandir el programa de Menores Centroamericanos (CAM) para brindarles a los menores la oportunidad de recibir protección y reunirse con sus padres en los Estados Unidos. En marzo de 2021, los Estados Unidos reabrieron el programa CAM y, en junio de 2021, lo expandieron a categorías adicionales de parientes elegibles radicados en los EE. UU. que pueden pedir la acogida de los menores. 
  • Expandir el procesamiento de refugiados en la región, incluido el procesamiento dentro del territorio en los países del Triángulo Norte, y ayudar a las organizaciones internacionales y las organizaciones no gubernamentales locales a identificar y recomendar a las personas con necesidades urgentes de protección al Programa de Admisión de Refugiados de los EE.UU. y a otros países de reasentamiento  El Departamento de Estado y el Departamento de Seguridad Nacional de los EE. UU. han reanudado las entrevistas de personas a través del Acuerdo de Transferencia de Protección (PTA) para ampliar la protección de los ciudadanos vulnerables de El Salvador, Guatemala y Honduras. 
  • Ampliar el acceso a visados de trabajo temporal en la región. El DHS anunció un aumento suplementario de 6,000 visados H-2B para trabajadores temporales no agrícolas de Honduras, Guatemala y El Salvador en el año fiscal 2021. La Administración también está explorando formas de mejorar el acceso a los visados H-2A para los trabajadores agrícolas temporales cuando no haya suficientes trabajadores estadounidenses calificados para ocupar estos puestos, al tiempo que se garantizan fuertes protecciones laborales para todos los trabajadores. La Administración también alentará a otros gobiernos a desarrollar y expandir programas regionales de migración laboral que protejan los derechos de los trabajadores y permitan el acceso de las personas a encontrar un trabajo temporal significativo. 
  • Reducir la acumulación de visados pendientes de inmigrantes. Los Estados Unidos tienen como objetivo reducir la acumulación de solicitudes de visados pendientes de inmigrantes para los ciudadanos del Triángulo Norte lo más rápido posible.   

INVERTIR EN CENTROAMÉRICA PARA ABORDAR LAS CAUSAS FUNDAMENTALES DE LA MIGRACIÓN 

No podemos resolver el desafío en nuestra frontera sin abordar la falta de oportunidades económicas, la gobernanza débil y la corrupción, y la violencia y la inseguridad que obligan a las personas a huir de sus hogares en primer lugar. El impacto de dos grandes huracanes a finales de 2020, una sequía prolongada y la COVID-19 han agravado estos desafíos históricos. El presupuesto del año fiscal 2022 solicita $861 millones para abordar las causas fundamentales de la migración.   

  • Abordar la inseguridad económica y la desigualdad mediante la inversión en programas que fomenten un entorno propicio para los negocios para un crecimiento económico inclusivo; mejorar el desarrollo de la fuerza laboral, la salud y la educación; y fomentar la resiliencia al cambio climático y la inseguridad alimentaria para que las personas puedan encontrar oportunidades económicas en su propio país. Los Estados Unidos también trabajarán con las partes interesadas para aumentar el comercio y diversificar la industria, así como con el sector privado para aprovechar el Llamada a la acción con el fin de catalizar inversiones en la región y apoyar el desarrollo económico. 
  • Combatir la corrupción y fortalecer la gobernabilidad democrática trabajando con los gobiernos, la sociedad civil y los medios de comunicación independientes para mejorar los servicios gubernamentales, aumentar la transparencia, promover la rendición de cuentas y el respeto por los derechos humanos, sancionar a los actores corruptos y brindar protección a los jóvenes en riesgo, las víctimas de la violencia y otras poblaciones marginadas. 
  • Promover el respeto por los derechos humanos, los derechos laborales y la libertad de prensa al trabajar con los gobiernos y la sociedad civil para fortalecer los marcos legales y desarrollar la capacidad institucional, responsabilizar a los perpetradores, promover el cumplimiento de los derechos laborales y garantizar que los ciudadanos tengan acceso a información de fuentes independientes para tomar decisiones informadas. 
  • Contrarrestar y prevenir la violencia, la extorsión y otros delitos al fortalecer una aplicación de la ley responsable, con enfoque en la prevención del crimen y alentar la cooperación regional para abordar las amenazas delictivas compartidas. 
  • Combatir la violencia sexual, de género y doméstica al trabajar con los gobiernos y la sociedad civil para prevenir y procesar la violencia y apoyar a las víctimas. 

Si bien el Presidente Biden puede implementar partes importantes de esta estrategia dentro de su autoridad ejecutiva,  el Congreso también debe actuar. Millones de no ciudadanos llaman hogar a nuestro país. Los inmigrantes son una parte clave de nuestras comunidades y hacen contribuciones significativas a nuestra economía. Durante el año pasado, millones de inmigrantes han arriesgado su salud para trabajar codo a codo con otros estadounidenses en trabajos que son esenciales para el funcionamiento del país. Son estadounidenses en todos los sentidos menos en el papel. El público estadounidense apoya un camino hacia la ciudadanía y un sistema de inmigración legal justo y eficiente que acoja a talentos de todo el mundo y permita que las familias se reúnan y hagan una vida en nuestro país. 

El Congreso debería aprobar mediante la reconciliación u otros medios: 

  • La Ley de ciudadanía de los EE. UU. (H.R. 1177/S. 348)  que reúne a las familias, brinda a las empresas acceso a una fuerza laboral con plenos derechos laborales y crea un camino hacia la ciudadanía para quienes ya viven y trabajan en los Estados Unidos. Estas reformas críticas, junto con medidas para abordar las causas fundamentales de la migración desde Centroamérica, aliviarán la presión en la frontera al disuadir la migración irregular. 
  • La Ley de sueños y promesas (H.R. 6) y la Ley de modernización de la fuerza laboral agrícola (H.R. 1603)  para crear un camino hacia la ciudadanía para los soñadores, los beneficiarios de TPS y los trabajadores agrícolas. Ambos proyectos de ley fueron aprobados por la Cámara con apoyo bipartidista. Protegerán a millones de familias, menores y trabajadores esenciales que viven, trabajan, estudian y adoran en nuestras comunidades.