Hay una crisis humanitaria, no vale la pena venir, dice Primera Dama de visita en frontera sur de EEUU

0
135

Tegucigalpa – La primera dama hondureña, dijo que  en la frontera sur de Estados Unidos (EEUU) se vive una crisis humanitaria como nunca antes vista, por lo que hizo un llamado a las familias hondureñas para que no viajen de manera irregular hacia Norteamérica “porque este camino está lleno de muerte”, externó.

La primera dama y una misión denominada Fuerza de Tarea de Atención a Migrantes, realizaron este miércoles una segunda visita a la frontera sur en McAllen, Texas, para conocer la situación que viven las personas que intentan llegar de manera irregular a EEUU.  

“Muchos migrantes están llegando de manera masiva a Estados Unidos, muchos de ellos son hondureños, son cifras nunca antes vistas, estamos preocupados, esta es mi cuarta visita y no había visto la dimensión de la situación”, dijo inicialmente la funcionaria. 

Indicó que unas 2 mil personas están llegando a ese punto fronterizo para cruzar el río y lo están haciendo en condiciones sumamente peligrosas e inhumanas, ya que hay mucha calor, muchos insectos “es muy dramático lo que se está viviendo, yo lo llamaría una crisis humanitaria”.

Según García de Hernández las cifras en la migración se han detonado como nunca antes, según han informado autoridades de la patrulla fronteriza y otras organizaciones que dan asistencia a los migrantes, quienes están siendo golpeados por el COVID-19.

“La frontera está cerrada, pero son miles y miles de personas las que están llegando diariamente, esta semana más de 20 mil personas de diferentes países cruzaron, yo aprovecho para pedirle a los hondureños que no se expongan, no arriesguen su vida y la de sus hijos”, añadió.

Reconoció que la situación “es dura y difícil, ya que aun entrando a EEUU no existe ninguna garantía que lograrán sus propósitos, busquemos en nuestro país, sé que hay alternativas, reconozco que hay situaciones difíciles como la pandemia y los huracanes que causaron mucho daño pero juntos podemos levantar esta nación”.

Según la primera dama hondureña, el mal llamado sueño americano, muchas veces termina siendo una pesadilla porque termina afectando la vida de las personas en ese peligroso y espinoso camino hacia EEUU.

 “Lo que estamos viendo aquí no solo es gente de Centroamérica, lo que tenemos que preguntarnos es ¿qué fue lo que cambió en este mes?, porque los datos de la patrulla fronteriza indican que en los anteriores meses se tenían 17 mil aprehensiones en el río grande, pero ahora son 167 mil personas al mes”, relató García de Hernández.  

Asimismo considera que “el incremento de personas intentando ingresar a de manera irregular, es porque fueron engañadas, se les dijo que si venían con un menor los iban a dejar entrar, eso no es más que un mensaje peligroso para la vida y la salud de las familias, tenemos que trabajar con una visión compartida con EEUU para identificar cual es el verdadero problema de este fenómeno”.

“Estamos llamados a encontrar soluciones en beneficio de nuestras poblaciones. Hay muchos menores en la frontera que deben entrar a un proceso muy largo, solo este año más de 30 mil hondureños fueron retornados, la mayoría de México, de EEUU apenas unos 3 mil, eso indica que las políticas han cambiado mucho aquí”, precisó.

Lamentó que en este tema los que más ganan son los traficantes de personas (coyotes) “es impresionante la cantidad de recursos que mueve el crimen organizado diseminado por toda la ruta migratoria, las familias están quedando debilitadas por todo lo que tienen que pagar”.

Según la primera dama, Honduras está trabajando de manera constante en la reactivación de la economía, para que de esa forma las familias no tengan que tomar ese sufrido camino hacia Estados Unidos que está lleno de muerte e infinidad de peligros a los que tienen que exponerse.

Finalizó diciendo que “no son las acciones de Honduras las que están contribuyendo a la migración masiva, a la crisis humanitaria que estamos viendo en la frontera, estamos verificando in-situ la situación para llevar un mensaje a las autoridades de EEUU, que haga llamar a la reflexión de lo que está sucediendo en el continente”.

“Hay algo más que está moviendo, hay una puerta abierta que incentiva a las personas a venir, seguiremos haciendo nuestro trabajo para ayudar a las familias, no estamos preparando además para recibir a las personas que están siendo retornadas, alternativas tenemos”, concluyó.  JP