Honduras pide por enfermos de COVID y cese a la violencia, corrupción y migración en Viacrucis

0
217

Tegucigalpa – La Iglesia Católica realiza este Viernes Santo nuevamente un atípico Viacrucis móvil que recorre las principales calles y avenidas de la capital hondureña como una medida para atender las recomendaciones emanadas por la emergencia sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus.

-En cada una de las 14 estaciones, los clérigos pidieron por la sanación de los enfermos por el COVID-19, por el cese a la criminalidad, la corrupción, el narcotráfico y la migración.

La procesión del Santo Viacrucis arrancó en la Iglesia San Francisco donde se conmemoró la primera estación, prosiguió a la catedral metropolitana San Miguel Arcángel donde se realizó la segunda estación y luego se encaminó hacia la Iglesia Los Dolores donde se realizó la tercera estación donde se pidió por las personas fallecidas y por el personal sanitario que atiende la pandemia en primera línea.

Sucesivamente, continúan las estaciones previstas en el circuito de parroquias que se localizan en el centro histórico de Tegucigalpa y en la ciudad gemela de Comayagüela.

La procesión es encabezada por un vehículo pick-up donde se carga la imagen de Jesucristo cargando la cruz y la imagen de la virgen María.

La liturgia es encabezada por el canciller de la Iglesia Católica, padre Carlo Magno Núñez acompañado de otros miembros del clero del arzobispado de Tegucigalpa.

Asimismo, se realiza el Viacrucis en la comunidad de la Basílica Menor Nuestra Señora de Suyapa, la que es encabezada por el padre Celeo Rivera.

En la iglesia El Calvario del barrio del mismo nombre en Comayagüela, el Viacrucis incluyó la dramatización mediante cuadros vivos, donde los feligreses guardaron el distanciamiento y las medidas de bioseguridad para acompañar el acto litúrgico.

En cada una de las 14 estaciones que se realizaron, los presbíteros pidieron por la sanación de los enfermos de la COVID-19, así como por la Organización Mundial de la Salud y los países que fabrican las vacunas para que pronto sea encontrada la cura al virus.

Asimismo, porque cese la violencia en Honduras, los crímenes contra las mujeres, la corrupción y el narcotráfico.

En otra de las estaciones, los sacerdotes lo dedicaron a los cientos de migrantes que se encuentran en la frontera entre México y Estados Unidos.

Igualmente, clamaron por los hondureños que diariamente salen del país en busca de una vida mejor en Estados Unidos y que en muchos de los casos solo deja luto y dolor en las familias.

Esta modalidad de Viacrucis móvil se realiza en otras localidades del país con el objetivo de evitar un mayor contagio de casos de la COVID-19.

Todas las actividades correspondientes a la liturgia y procesiones se están realizando de manera virtual a través de Suyapa Medios y las plataformas digitales para que la población tenga acceso desde sus casas.

El cardenal hondureño Óscar Andrés Rodríguez, comenzó el Jueves Santo el triduo pascual con una misa crismal celebrada en la Basílica Menor Nuestra Señora de Suyapa, donde pidió por la sanación de los que padecen del coronavirus y donde manifestó que “estoy celebrando una nueva vida en la pascua, ciertamente lo puedo decir desde el fondo de mi alma, tengo una nueva vida”. IR