¡Honraron la BATAlla!

0
5147

Tegucigalpa – Más de una treintena de médicos han muerto en 154 días de pandemia en Honduras. Los héroes de capa blanca ofrendaron sus vidas por salvar a los demás en lo que va de la emergencia sanitaria por el COVID-19.

– Actualmente hay 50 médicos contagiados, de los cuales, 10 se encuentran hospitalizados, y de esos, dos están en las unidades de cuidados intensivos. 

De acuerdo a los registros del Colegio Médico de Honduras (CMH), al menos 35 profesionales han muerto en este contexto, de los que 29 eran hombres y 6 mujeres. En su mayoría expiraron luego de contraer el virus laborando en la primera línea de batalla.

Como en toda guerra, los primeros en ser víctimas son los que están en la primera línea de combate, en esta desigual lucha sanitaria, el personal de salud es de los primeros en caer porque hace frente al adversario, el virus SARS CoV-2 que provoca el coronavirus, en forma frontal.

A los decesos de galenos se suman que varios de éstos permanecen actualmente en unidades de cuidados intensivos de la red sanitaria nacional. Algunos superaron la enfermedad y otros todos los días se exponen a contraer la patología por someterse a extensas jornadas de trabajo bajo exiguas condiciones de bioseguridad.

Cada uno de los más de 1 mil 500 decesos registrados por COVID en Honduras, significa un dolor para sus familiares, conocidos y amigos, sin embargo cuando muere un médico la tragedia es mayor porque el país pierde profesionales escasos en su campo, esos que hicieron el juramento hipocrático: “… me comprometo solemnemente a consagrar mi vida al servicio de la humanidad”.

Segundo país con alta tasa de contagios

Dr. Carlos Umaña

Para el presidente de la Asociación de Médicos del Instituto Hondureño del Seguro Social (IHSS), capitulo San Pedro Sula, Carlos Umaña, Honduras es el segundo país de Centroamérica con alta tasa de contagios de médicos, siendo superado por Guatemala.

“Es preocupante porque tenemos una población de médicos escasos, sobre todo en especialistas, va haber un problema estructural del sistema de salud, al tener una alta tasa de contagio, menos población de médicos”, declaró Umaña en conversación con Proceso Digital.

Detalló que hay unos 12 mil doctores a nivel nacional citando cifras del Colegio Médico de Honduras (CMH).

Umaña contabilizó que actualmente hay 50 médicos contagiados, de los cuales, 10 se encuentran hospitalizados, y de esos, dos están en las unidades de cuidados intensivos. 

Explicó que hay tres factores para que los médicos se contagien de COVID: falta de calidad en las mascarillas, cansancio y múltiples atención de pacientes.

Gran parte de las mascarillas que son utilizadas por el personal de salud no cumplen con las certificación internacional que dé certeza de un filtro apropiado.

Además, expuso que debido a las múltiples atenciones de pacientes se causa una sobrecarga laboral en el médico que ejerce bajo un estado de cansancio durante jornadas extensas.

“Cuando se trabaja en jornadas extensas los médicos tienden a tocarse las mascarillas en lugares donde hay alta carga viral y pasa factura contaminándose”, señaló.

También mencionó que ha habido médicos que se han infectado cuando atienden pacientes asintomáticos en otras áreas del centro hospitalario como la oncología, pacientes renales y ginecología.

“Tenemos muchos ginecólogos que han atendido señoras en cesáreas que no muestran signos de COVID y son portadoras asintomáticos”, ejemplificó.

Sin bioseguridad e infraestructura adecuada

Dr. Carlos Aguilar

De su lado, Carlos Aguilar, neumólogo  y exministro de la Secretaría de Salud, asegura que uno de los principales detonantes para que Honduras tenga una de las tasas de mortalidad más altas de la región producto del COVID, es porque el gremio médico no cuenta con el equipo de bioseguridad adecuado para hacerle frente a pandemia en todo el país.

De tal modo, agregó que otro factor que afecta gravemente al personal de salud, es porque el país no cuenta con una adecuada infraestructura hospitalaria que “permita mejores condiciones de bioseguridad, no existe un buen nivel de limpieza, ventilación y depósitos para desechos de insumos y equipo médico, esto entre otras cosas mantienen en alto riego a los trabajadores del sector salud”.

“No podemos descartar que estamos frente a un virus muy agresivo, que las personas pueden contagiarse con solo quitarse o ponerse el traje para protegerse, además la inhalación de los aerosoles que generan los equipos instalados en los hospitales, -por ejemplo los aires acondicionados-, proporcionan ventilación contaminada”, dijo.

Demasiada carga laboral

Según el neumólogo, hay una carga viral muy fuerte a la que se expone  el personal médico,  ya que muchas veces, “los médicos trabajan dobles  y triples turnos, pasan expuestos casi todo el día; como también hay muchos médicos que padecen de enfermedades de base –hipertensión y diabetes, entre otras-, y eso representa un problema muy grande para nosotros”.

“La combinación de estos entre otros factores nos ha arrebatado la vida de muchos valiosos profesionales”, acotó Aguilar, quien aseguró que la curva de atenciones en los hospitales ha venido en descenso, esto sin tener una explicación científica, sin embargo no debemos confiarnos para que el nivel de contagio de COVID sea menor para los próximos días.

Propuestas para reducir mortalidad

El doctor Aguilar recomendó hacer un análisis retrospectivo e intervenir rápidamente los equipos de bioseguridad para validar la calidad de los mismos, también mejorar de manera inmediata la infraestructura hospitalaria, instalar áreas especiales para vestirse, y de esta manera se pueda cumplir con un protocolo adecuado en los hospitales del país.

Concluyó diciendo que sería adecuado revisar la condición médica y laboral de los profesionales de la medicina, porque cree que “hay muchos médicos con edad avanzada que no deberían estar trabajando porque presentan enfermedades de base que los expone mucho más frente al virus, ellos deberían ser sustituidos por médicos que gocen de un mejor estado de salud, con ello se podría reducir la mortalidad en el gremio médico”.

Guerreros con bata blanca

Dra. Karla Pavón

La jefa de Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud, Karla Pavón dijo a Proceso Digital que la muerte  de médicos por el COVID-19 consterna a la población hondureña.

“Pero no solo médicos han fallecido, sino también, enfermeras, microbiólogos, técnicos, personal de farmacia, el COVID ha tocado al sistema sanitario a nivel nacional y han sido dolorosas cada una de las muertes”, sostuvo.

Agregó que el riesgo es alto cuando se está más expuesto al virus y en este caso es el personal sanitario los que luchan en la primera línea de combate de la enfermedad.

Afirmó que se sigue luchando para que la Secretaría de Salud dote del material de bioseguridad a todo el personal  sanitario, porque este virus no puede paralizar el trabajo.

La galena agradeció a Dios porque ella es una sobreviviente de la enfermedad. “Gracias a Dios que a mí no me dio fuerte el virus y no tuve complicaciones en mi salud como le ha tocado a muchos médicos que han llegado a cuidados intensivos o en salas intermedias por afectaciones graves”.

“Lamentamos cada uno de los decesos, son guerreros que trataron de salvar vidas y terminaron entregando la suya en el combate del virus”, comentó.

Sostuvo que toda la población va a tener que acostumbrarse a convivir con el virus de una forma más cuidadosa.

La médica hizo un llamado a la población a tomar todas las medidas de bioseguridad cuando se trasladen hacia sus labores y los que no tienen un trabajo en este momento deben de cuidar de sus vidas y las de sus familias.

Médicos fallecidos en la pandemia

1. Denisse Murillo, 31 de marzo, SPS.

2. Américo Reyes, 21 de abril, Miami, EEUU

3. Glenda Yamileth Mejía Petar, 4 de junio, SPS.

4. Carlos Dubón (anestesiólogo), 19 de junio, Tegucigalpa.

5. Alexis Reyes Amaya, 19 de junio, SPS.

6. Nasry Handal, 19 de junio, SPS.

7. Mario Benítez, 20 de junio, SPS.

8. Óscar Tavarone, 21 de junio, Tegucigalpa.

9. Leónidas Romero, 21 de junio, Tegucigalpa.

10. Héctor Ramón Paz Rivera, 27 de junio, SPS

11. Carlene Hurts, 28 de junio, SPS.

12. Fidelia Odette Andonie, 29 de junio, SPS.

13. Mario Pavón Moncada, 30 de junio, Tegucigalpa.

14. Iris Gallego, 2 de julio, Tegucigalpa.

15. Luis Reyes Jerezano, 4 de julio, SPS.

16. Héctor Baltazar Hernández, 5 de julio, SPS.

17. Marvin Antonio Yánez, 7 de julio, Valle

18. Yamileth Morales, 8 de julio, Tegucigalpa.

19. Javier Rolando Machado, 8 de julio, México.

20. Gustavo Francisco Carías, 8 de julio, Tegucigalpa

21. Marlon Javier Avilés Rápalo, 10 de julio, San Pedro Sula

21. Carlos Yamil Maradiaga Muñoz, 11 de julio, Tegucigalpa.

22. Saúl Mayorquín, 12 de julio, Comayagua.

23. Óscar Ney Rivera, 14 de julio, Tegucigalpa.

24. Carlos Parada, 14 de julio, San Pedro Sula.

25. Felipe Ordóñez, 15 de julio, Tegucigalpa.

26. José Adalberto Mejía, 15 de julio, San Pedro Sula.

27. Rubén Casanova, 20 de julio, Tegucigalpa.

28. Arnaldo Rodas, 20 de julio, San Pedro Sula.

29. José de Jesús Martínez, 27 de julio, Tegucigalpa.

30. Thomas Alberto Cáceres, 30 de julio, San Pedro Sula.

31. Patricia Padgett, 30 de julio, Tegucigalpa.

32. Mauricio Erazo, 31 de julio, Danlí

33. Pablo Enrique Ulloa, 5 de agosto, Tegucigalpa.

34. Obdulio García, 5 de agosto, San Pedro Sula.

35. Alfredo Oseguera, 8 de agosto, Tegucigalpa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here