Hostelero español niega que matara a novia hondureña y la vincula con narcos

0
151

Madrid – El hostelero español César Román, acusado presuntamente de matar a su novia hondureña, Heidi Paz, mantuvo este martes su inocencia ante el jurado durante su juicio y afirmó que ella pertenecía a una banda de narcos.

«Lo he dicho un millón de veces. No pude ni matarla”, dijo Román durante su declaración, en la que aseguró que la policía no investigó bien su caso.

El acusado, conocido como el «rey del cachopo» (plato típico de la región de Asturias, norte de España, a base de carne de res empanada con jamón y queso), se enfrenta a 15 años y cinco meses de prisión que pide la Fiscalía, al considerar que «todos los indicios apuntan» a que fue él quien asesinó a Heidi y luego la descuartizó, en un suceso ocurrido en agosto de 2018.

El cuerpo de Heidi, de 25 años, fue localizado dentro de una maleta en un edificio de uso industrial al sur de Madrid, que había sufrido un incendio parcial, y sus restos fueron identificados gracias al ADN cotejado con el de su madre.

Román relató que vio a la joven por última vez el 3 de agosto de 2018 y hablaron por última vez el 5 de ese mes. Aseguró que, como demuestran el GPS del taxi que tomó ese día, la posición de su móvil y otras pruebas como que en su casa no se halló sangre, él no la mató ni la descuartizó ni quemó parte de sus pertenencias, como se le acusa.

Llegó a considerarse una víctima, al señalar que Heidi, a la que definió como «posesiva», le contó su verdadera vida tras romper su relación: había llegado de Honduras huyendo del jefe de una mara que se encaprichó con ella y acabó trabajando de prostituta y vendiendo droga, participando en al menos dos robos de cocaína a narcos.

El juicio continuará mañana con la declaración de testigos, entre ellos la madre de Heidi.