ICE borró pruebas de muerte de inmigrante hondureña, según abogados

0
357

Tegucigalpa – El Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE) borró videos de vigilancia de su centro correccional del condado Cibola, en Milán, Nuevo México, que muestran la detención de Roxsana Hernández, una inmigrante hondureña transgénero, según los abogados de La organización Transgender Law Center quienes interpusieron una demanda al respecto.

-La muerte de Roxsana fue la primera que se conoció de una mujer transgénero bajo custodia de ICE.

En ese sentido, La organización Transgender Law Center (TLC) interpuso esta semana una demanda por la presunta eliminación de un video de vigilancia y otra evidencia sobre el caso de la indocumentada transgénero que murió bajo la custodia de ICE.

Esta “catracha” falleció por deshidratación y tras recibir varios golpes, reveló la autopsia, versión que también fue desmentida por las autoridades estadounidenses.

En ese sentido, una tercera autopsia realizada al cuerpo de Hernández sostiene que la hondureña falleció por complicaciones del VIH.

Hernández, a quien le practicaron tres autopsias, llegó el 9 de mayo de 2018 a la frontera de EE.UU. para pedir asilo, aunque entre 2005 y 2009 entró dos veces ilegalmente al país.

De acuerdo con la primera autopsia, la causa de su deceso se debió a la deshidratación tras recibir fuertes golpes.

La segunda autopsia, realizada en noviembre del año pasado, reveló que existían hematomas profundos en las manos y el abdomen, evidencia de trauma por fuerza contundente, indicativo de golpes o patadas, y posible ataque con objetos contundentes.

No obstante, el informe de la Oficina del Investigador de Nuevo México, en las conclusiones de la tercera autopsia señala además que Hernández sufrió diversas fracturas en las costillas y el esternón al practicársele la reanimación cardio-pulmonar (CPR, por su sigla en inglés).

La hondureña, de 33 años, murió el 25 de mayo de 2018, nueve días después de ser transferida a una unidad dedicada a mujeres transgénero en el Centro Correccional del Condado de Cibola en Nuevo México, que es operado bajo contrato por CoreCivic, la segunda compañía de prisiones privadas más grande de los Estados Unidos.

En ese orden, Anna Castro, portavoz de Transgender Law Center (TLC), dijo a la agencia Efe que la demanda es contra CoreCivic, “y no solo por el video, sino por todas las evidencias que puedan tener conexión con Roxana durante el tiempo que permaneció en Cibola”.

La organización y los abogados señalan que, por norma federal, ICE debe preservar material que pueda servir de evidencia, incluido grabaciones electrónicas.

“Algunos archivos han sido borrados, sospechamos que no han querido darnos toda la información porque estamos investigando la muerte de Roxsana, sabemos que pueden tener otros récords por eso estamos demandando”, añadió Castro.

Des su parte, el abogado del caso, Andrew Free, cuestionó «¿cómo pueden ICE y CoreCivic reclamar cualquier tipo de transparencia cuando retienen imágenes de video durante una investigación activa?», publica este día Univisión.com.

«Presentamos una demanda porque tenemos razones para creer que pueden estar reteniendo más evidencia. El público tiene derecho a saber qué pasa con las personas que mueren bajo la custodia del gobierno de Estados Unidos y CoreCivic no está por encima de la ley», argumentó el abogado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here