Jill Biden ratifica compromiso de la Casa Blanca con estudiantes «soñadores»

0
124
La primera dama Jill Biden saluda mientras camina junto al presidente de EEUU Joe Biden. EFE/EPA/Samuel Corum / POOL

Los Ángeles – Inspirados por las palabras de la primera dama, Jill Binden, “Nosotros estamos con ustedes, nunca dejen de soñar”, más de mil indocumentados que lograron terminar sus estudios universitarios gracias a becas ven un futuro más alentador al saber que cuentan con el apoyo del actual Gobierno en el afán de regularizar su estatus migratorio.

Los estudiantes hacen parte de los indocumentados protegidos por el programa Acción Diferida para los Llegados a la Infancia (DACA) que recibieron ayudas financieras de la la organización The DreamUS, y que hoy realizaron una celebración de graduación virtual.

La primera dama fue la principal oradora en la ceremonia con una intervención en la que destacó el compromiso de la Administración del presidente Joe Biden con estos estudiantes indocumentados para defender las protecciones establecidas y reconocer sus contribuciones a la nación.

UN CAMINO A LA CIUDADANÍA

“El presidente está trabajando por construir una política de inmigración que abra un paso a la ciudadanía para estudiantes como ustedes”, reiteró Jill Biden, en una alocución desde la Casa Blanca.

A su vez, el filántropo Don Graham, cofundador de la iniciativa de becas The DreamUS, destacó que los proyectos de ley en favor de los “soñadores” (beneficiarios de DACA) han estado “detenidos” por 20 años en el Congreso, y es necesario que se tomen acciones.

Actualmente el Congreso tiene al menos dos iniciativas que permitirían a estos inmigrantes lograr legalizarse y obtener un camino a la ciudadanía.

La iniciativa del presidente Biden, denominada Ley de Ciudadanía Estadounidense 2021, incluye a los soñadores y a sus familias, y el resto de 11 millones de indocumentados, pero ha enfrentado una gran ola de críticas por parte de los republicanos.

Mientras, la propuesta de Ley de Promesa y Sueño Americano 2021 (H.R. 6), que legalizaría a los beneficiarios de DACA y los amparados por el Estatus de Protección Temporal (TPS), ya logró su aprobación en la Cámara de Representantes pero enfrenta una cuesta arriba en el Senado.

UNA LEGALZIACIÓN MERECIDA

Gaby Pacheco, directora de promoción y desarrollo de TheDreamUS, quien fue una de los oradores en la ceremonia y dio un mensaje en español, dijo a Efe que es urgente que los legisladores encuentren un paso para aprobar la legalización para estos estudiantes.

“Es un grupo de mil estudiantes que han demostrado que en las épocas más duras y contra toda adversidad llegaron a la meta y se graduaron”, expuso.

Sobre el valor de estos estudiantes, la primera dama destacó que en sus más de 35 años como educadora ha tenido que dictar clases a inmigrantes, muchos de ellos indocumentados, que también la han “inspirado” por la lucha que han dado para estudiar e integrase a la nación.

Por su parte Graham destacó que los estudiantes han hecho una gran labor en la pandemia del coronavirus y que mientras las universidades vieron descender las inscripciones, los esfuerzos de los soñadores por continuar sus estudios superiores “brillaron”.

Los graduados del ciclo 2020- 2021 apoyados por The DreamUS suman unos 930 títulos de licenciatura y aproximadamente 120 títulos de asociado de dos años, quienes en su mayoría se transferirán a universidades para concluir sus estudios de cuatro años en el próximo ciclo.

UNA BECA QUE HACE LA DIFERENCIA

Más de 75 universidades en 16 estados y Washington DC tienen entre sus filas a estos jóvenes que hoy celebraron su graduación.

Los más de mil estudiantes representan el grupo más grande de graduados apoyados por la iniciativa.

“Una beca puede ser determinante para que un estudiante termine sus estudios, especialmente si es indocumentado”, zanjó Pacheco.

Destacó que 85 % de los estudiantes entre los más de 1.000 graduados en este grupo son los primero en su familia en asistir a la universidad.

La activista latina, quien llegó del Ecuador con apenas ocho años, resaltó el esfuerzo de los graduados de este año, que están recogiendo los frutos de cuatro años de lucha en los que DACA estuvo bajo fuego en el Gobierno de Donald Trump (2017-2021).

Añadió que para los graduados indocumentados, los amparados por DACA o el TPS de este 2021 no “fue nada fácil” estudiar bajo la presión de la Administración republicana.

DACA, establecido en 2012 por el hoy expresidente Barack Obama -de quien Biden fue vicepresidente-, ha amparado a unos 800.000 jóvenes. Gracias al programa, los «soñadores» pudieron obtener licencia para conducir, número de seguro social y permiso migratorio, pero no una vía para lograr la residencia permanente o la ciudadanía.

La Administración de Trump intentó acabar con este beneficio, pero el Tribunal Supremo calificó de «ilegal» su decisión y mantuvo el programa.

Actualmente DACA mantiene un reto en el Tribunal de Distrito del Sur de Texas, donde el juez Andrew Hanen está estudiando si falla en favor de una demanda presentada en 2018, liderada por el estado de Texas, que alega que el beneficio es inconstitucional.

“El juez aún puede suspender el beneficio o detener las nuevas inscripciones, por eso es muy urgente una acción del Congreso”, advirtió Pacheco.