Joven becaria hondureña descubre nueva especie de insecto

0
126

Tegucigalpa – Alcanzando una de sus metas y convirtiéndose en ejemplo para otros estudiantes, la joven hondureña Salma Gabriela Arita, becaria de Honduras 20/20, ha sido reconocida mundialmente por haber descubierto una nueva especie de insecto que habita en el país.

– La compatriota Salma Gabriela Arita hizo el descubrimiento durante su investigación de tesis como becaria de Honduras 2020 en la Unacifor.

La joven, oriunda del municipio de Siguatepeque, departamento de Comayagua, es egresada de la Universidad Nacional de Ciencias Forestales (Unacifor), ubicada en esa ciudad, donde estudió como beneficiaria del Programa Presidencial de Becas Honduras 20/20.

Arita precisó que el insecto que ella descubrió es de la familia Dermestidae, del género Trogoderma  y especie: Aritae.

Formando parte de este programa en 2018-2020, Salma sobresalió por su incansable trabajo durante su carrera, culminando su pre grado con el descubrimiento del insecto denominado Trogoderma aritae.

La joven explicó que, aunque hizo el descubrimiento mientras investigaba el gorgojo descortezador, el nuevo espécimen no es un gorgojo y no está considerado como plaga en el país, aunque se considera que puede afectar al sector agropecuario.

Arita precisó que el insecto que ella descubrió es de la familia Dermestidae, del género Trogoderma  y especie: Aritae.

En junio de 2020, Salma comenzaba con su proyecto de tesis orientada al brote de gorgojo descortezador de pino y mosca sierra que afectaba los bosques del país, haciendo un enfoque directo en el municipio de Tutule, departamento de La Paz.

De esta forma, comenzó la búsqueda de apoyo para lograr la identificación del insecto descubierto dentro de su investigación y obtuvo respuesta del ingeniero José Francisco Ochaeta, entomólogo de Guatemala, quien la apoyó en la identificación del insecto.

En diciembre de 2020, los especialistas guatemaltecos identificaron esta nueva especie como Trogoderma aritae, término este último que es un reconocimiento a la hondureña Arita por su hallazgo.

Formando parte de este programa en 2018-2020, Salma sobresalió por su incansable trabajo durante su carrera, culminando su pre grado con el descubrimiento del insecto denominado Trogoderma aritae.

“Para mí es increíble que a mi edad (24 años) ya puedo reportar un nuevo insecto para nuestro país y Centroamérica, un logro inmenso que me hace sentir orgullosa”, destacó Arita.

“Siento que es una cantidad de emociones, y saber que va a ser de gran aporte y ayuda para nuestro país este descubrimiento me hace sentir muy feliz”, afirmó.

De la mano

La compatriota Salma Gabriela Arita hizo el descubrimiento durante su investigación de tesis como becaria de Honduras 2020 en la Unacifor.

Arita comentó que el proceso de descubrimiento fue difícil, pero gracias al apoyo de diferentes instituciones, como el Instituto de Conservación Forestal (ICF), pudo realizar su investigación de forma más rápida y fácil, llevándola de la mano en todo el proceso de identificación y tala de especímenes.

“Para que se diera el descubrimiento fue por medio de mi investigación de tesis, que el tema me lo dio ICF”, explicó.

“Ellos me empezaron a brindar todo el apoyo logístico para poder hacer la corta de los árboles y trasladarlos hasta Siguatepeque; ICF fue la institución que anduvo conmigo de la mano para poder hacer toda mi investigación “, continuó.

“Una vez que ya tenía las colectas de los insectos que habían emergido de las trozas, yo me dirigí a Tegucigalpa, a los Laboratorios de Salud y Sanidad Forestal del ICF, y fue donde comenzamos a clasificar los insectos”, detalló Arita.

Esta nueva especie tiene como características principales que es femenino, mide 2.75 milímetros de longitud y 1.44 de ancho. Es de color negro y naranja en las superficies dorsales y negro en las superficies ventrales, con ojos pequeños.

Salma agregó que “lamentablemente debido al COVID-19 fue difícil quedar con alguna institución que nos pudiera brindar apoyo, por lo que decidimos buscar ayuda en el país hermano de Guatemala”.

“Junto con el ingeniero José Francisco Ochaeta, ambos tenemos bastante mérito en este descubrimiento; creo que sin él no se hubiera podido describir esta nueva especie”, reconoció.