La Corte Suprema escuchará la apelación de un migrante que alega torturas

0
181
Vista exterior del Tribunal Supremo en Washington DC, Estados Unidos. EFE/MICHAEL REYNOLDS/Archivo

Washington – La Corte Suprema decidió este lunes escuchar la apelación de un solicitante de asilo que afirma que fue torturado después de que un tribunal inferior sostuviese que carecía de autoridad para revisar los fallos de la Junta de Apelaciones de Inmigración sobre la admisibilidad de los inmigrantes.

Sanjaykumar Prahladbhai Patel, natural de la India, busca evitar la deportación y obtener la residencia legal permanente en EE.UU. amparándose en una estipulación de las leyes de inmigración que provee remedios a discreción de los jueces bajo ciertas circunstancias.

En octubre pasado, el Tribunal Federal de Apelaciones del Undécimo Circuito rechazó la petición de asilo y suspensión de la deportación formulada por Patel amparándose en la Convención contra la Tortura.

En su audiencia ante un juez de inmigración Patel, que llegó a EEUU en 1992, había mencionado dos incidentes de persecución por parte de miembros del Partido Bharatiya Janata, pero el magistrado determinó que su testimonio no merecía crédito.

El juez de inmigración encontró que Patel no había presentado pruebas suficientes como para obtener la certificación bajo la Convención contra la Tortura.

En mayo de 2005, Patel había iniciado su pedido de asilo, pero los tribunales encontraron numerosas incoherencias en sus declaraciones cuando llenó los formularios para obtener la visa de no inmigrante.

En una primera audiencia Patel dijo que había trabajado como granjero en India, pero en su solicitud indicó que era el propietario único de un negocio y en otras ocasiones dijo que había trabajado para un empleador diferente.

«Cuando se le confrontó con estas incoherencias, Patel explicó que debía haber cometido un error y que no mentía», señaló el dictamen del Tribunal de Apelaciones. «Cuando el juez de inmigración vio que Patel intentaba explicar la información incoherente, (Patel) se mostró evasivo y trató de echarle la culpa a su padre y al agente que completó el formulario».

Tanto el magistrado de inmigración como la Oficina de Apelaciones de Inmigración (BIA) concluyeron que Patel no había presentado pruebas suficientes de haber sido torturado o evidencias de que podía ser torturado si retorna a India, y por ello rechazaron sus solicitudes.