La COVID-19 y el dengue evidencian la precaria situación de los DDHH, afirma el Ombudsman hondureño

0
3340
En la imagen un registro del Comisionado de los Derechos Humanos de Honduras, Roberto Herrera, durante una entrevista con Efe, en Tegucigalpa (Honduras). EFE/Gustavo Amador/Archivo

Tegucigalpa – El Comisionado hondureño de Derechos Humanos, Roberto Herrera, dijo este sábado que el impacto de la pandemia de la covid-19 y la epidemia del dengue han evidenciado «la precaria situación» de los derechos humanos de la mayoría de la población pobre en su país.

Honduras conmemora este sábado el Día Nacional de los Derechos Humanos luchando contra el coronavirus y el dengue, dos enfermedades que «nos mantienen en una emergencia sanitaria» y han causado una «crisis de seguridad humana y de derechos humanos», subrayó Herrera en un comunicado divulgado en Twitter.

La emergencia sanitaria también ha derivado en una crisis económica que ha puesto en evidencia «fragilidades y desigualdades muy graves», añadió.

El defensor del pueblo hondureño condenó de nuevo los actos de corrupción que se «están constatando en ocasión de la pandemia y la epidemia, incluyendo la especulación ilícita en productos de la canasta básica, medicamentos esenciales, pruebas covid-19 e insumos de bioseguridad».

Las personas más afectadas son los que viven en situación de pobreza y son víctimas del hambre, la desigualdad y la discriminación, enfatizó.

Herrera instó a las autoridades a respetar y cumplir con el derecho a la salud con un enfoque de derechos humanos, y a apoyar «solidariamente» a los municipios del país para complementar sus esfuerzos y recursos en la lucha contra la covid-19, así como fortalecer la atención primaria de salud.

«La falta de efectividad expuesta en el goce de los derechos humanos solo puede solucionarse progresivamente con el inicio de una reconstrucción transformadora e innovadora conducente al desarrollo sostenible y bienestar de la población en situación de pobreza o en condición de vulnerabilidad», subrayó.

Honduras acumula 2.612 fallecidos y 91.882 personas contagiadas desde mediados de marzo pasado, cuando se comenzó a expandir el virus en el país.

Destacó la importancia de realizar esa transformación avanzando hacia «una nueva normalidad”, la cual debe ser guiada hacia el logro de los objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.

El ombudsman hondureño invitó a la población a integrarse en los procesos que contribuyan a generar cambios y oportunidades de seguridad humana y desarrollo sostenible.

La ciudadanía debe «unirse para hacer posible la transformación pacífica ininterrumpida y por la vía de la seguridad humana y del desarrollo sostenible, lograr un orden nacional de dignidad humana y justicia social, en el cual, con nuestra participación activa, prevalezca la paz, la democracia, la libertad y el bienestar, para todas y todos, sin exclusión ni marginación alguna», acotó el Comisionado de Derechos Humanos. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here