La llegada de niños no acompañados menores de 13 años se duplica

0
844
Fotografía del 22 de febrero donde aparecen dos agentes de la Patrulla Fronteriza mientras atienden a unos niños en la frontera de Arizona con México (EE.UU.). EFE/Paula Díaz/Archivo

Miami – La Patrulla Fronteriza del Sector de Yuma, en Arizona, alertó este miércoles de un notable aumento en el número de menores de 13 años que cruzan la frontera solos en los últimos meses, como demuestra el hecho de que en lo que va de año se haya duplicado la cifra de este tipo inmigrantes.

Desde el 1 de enero, los agentes han detenido a 28 niños menores de 13 años sin la compañía de un padre o tutor, mientras que en el mismo periodo de 2019 esa cifra fue de 13 niños, indicó la agencia federal en un comunicado.

«El tráfico de niños es extremadamente peligroso, y ese peligro se exacerba cuando se envía al niño solo en el viaje», dijo Chris T. Clem, agente jefe de la Patrulla Fronterizo del sector de Yuma.

El origen de los 28 infantes no acompañados que han sido detenidos desde principios de año incluye a Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras y México.

El uniformado criticó que las organizaciones de tráfico de humanos muestren un «continuo desprecio por la vida humana» al introducir ilegalmente al país a estos niños aprovechando la «vulnerable» situación de estas personas.

Estos datos de niños que llegan a la frontera en su «tierna infancia» reflejan la situación vivida en la región tanto por indocumentados menores de edad que llegan solos como por adultos inmigrantes.

Según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), a lo largo de la frontera con México los agentes fronterizos registraron 5.871 «encuentros» con inmigrantes menores de 18 años en enero pasado, casi el doble que los 3.076 reportados en el mismo mes de 2019.

En el mismo mes la cifra de indocumentados detenidos o considerados inadmisibles fue 78.323 personas, la cifra más alta en un enero desde al menos 2012 y supone el décimo mes consecutivo en el que la llegada aumenta.

El temor a una nueva oleada de inmigrantes ha llevado a la Administración del presidente, Joe Biden, a reiterar que los inmigrantes que lleguen a la frontera serán expulsados del país y a mantener buena parte de las medidas establecidas por el Gobierno de Donald Trump para los recién llegados.