La nave Ocean Viking con 373 migrantes pide puerto ante empeoramiento del mar

0
2774

Roma.– El barco Ocean Viking, de la organización humanitaria SOS Méditerranée, solicitó este domingo «urgentemente» un puerto al que trasladar a los 373 inmigrantes salvados en el Mediterráneo central, ante el empeoramiento de las condiciones del mar.

Los rescatados permanecen en la cubierta de la embarcación y las olas están aumentando rápidamente por la llegada de un temporal y «no hay modo de resguardarse», avisa la ONG en sus redes sociales.

Muchos de ellos, entre los que hay unos 180 menores, padecen mal de mar, por lo que es urgente que los países seguros más próximos, Malta o Italia, ofrezcan un puerto en el que ponerles a salvo.

El Ocean Viking permanece desde el sábado en aguas internacionales del Mediterráneo central a la espera de un puerto al que dirigirse, después de realizar varias operaciones de salvamento los últimos días en los que rescató a 374 inmigrantes.

Una mujer embarazada de ocho meses fue evacuada ese día por la Guardia Costera italiana a la isla de Lampedusa (sur).

TRES SITUACIONES MUY PRECARIAS

La primera operación se produjo el jueves, cuando la Ocean Viking salvó a 119 personas que viajaban en una patera precaria, entre ellas diez mujeres adultas y 59 menores, el más pequeño de solo cuatro semanas de vida.

La mayoría procedían de Guinea, Mali, Camerún y Costa de Marfil y, a su llegada a bordo, estaban exhaustos y mojados por la travesía. Enseguida se les ofreció ropa seca, agua y comida.

Un día después, el viernes, el buque humanitario rescató a otros 149 inmigrantes, entre los que había 44 mujeres 118 menores.

Y la noche del viernes se interceptó otra patera en la que viajaban hacinados 106 inmigrantes, muchos intoxicados por el humo del carburante de su embarcación. La situación era ya crítica y dos de ellos habían caído al agua, aunque pudieron ser salvados.

Todas las operaciones han tenido lugar en aguas internacionales frente a las costas de Libia, país norteafricano desde el que zarpa la mayoría de inmigrantes con destino Italia y, por ende, Europa.

Días antes la Ocean Viking trató de salvar a una patera pero ya había sido intervenida por los denominados guardacostas libios, que la devolvieron a tierra.

Esto a pesar de que numerosas organizaciones vienen denunciando graves violaciones de los derechos humanos de los inmigrantes en los centros de detención de Libia, un país sumido en el caos y la guerra desde el derrocamiento de Muamar el Gadafi en 2011.