La pandemia acentúa la pobreza y puede agudizar la migración, dice Ombudsman hondureño

0
1250
Migrantes hondureños continúan hoy su camino en caravana hacia Estados Unidos mientras caminan por una carretera de El Cinchado (Guatemala). EFE/Esteban Biba

Tegucigalpa – La pandemia de COVID-19 acentuará la pobreza y la desigualdad en Honduras, donde la enfermedad no ha logrado detener la corrupción, lo que podría aumentar la migración irregular, dijo este lunes a Efe el Comisionado hondureño de Derechos Humanos, Roberto Herrera.

En Honduras existe una «insatisfacción general por lo inesperado de una pandemia», por lo que el país requiere promover «una visión integral de resiliencia», subrayó Herrera en entrevista con Efe.

Esa estrategia debe preparar al país para «no solo atender las necesidades determinantes que motivan la situación de injusticia social prevaleciente, sino también para atender cualquier tipo de catástrofe que puede sobrevenir y que gravan con mayor énfasis a la mayoría de la población que vive en pobreza», añadió.

Señaló que desde el organismo que dirige recomendó prestar una atención temprana a los municipios para evitar la propagación del virus.

También sugirió fortalecer la capacidad de respuesta sanitaria para contener y dar seguimiento a la COVID-19 y el dengue, aumentar la atención primaria en salud y gobernanza, vigilar la evolución de la enfermedad en la reapertura de la economía, asistir humanitariamente a las personas más vulnerables y modernizar el sistema de salud en la poscrisis, entre otras.

«Lamentablemente la mayor parte de esas recomendaciones todavía están pendiente de cumplirse en tiempo real. El Gobierno nos ha dado respuesta (…), pero el análisis que hemos realizado no nos da satisfacción suficiente sobre la efectividad de lo que nos han avanzado (en un documento)», enfatizó.

SIN CONTROL EFECTIVO DE LA COVID-19

Honduras, al igual que la mayoría de los países, no ha tenido un control efectivo de la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2 que suma en esa nación 84.081 contagiados y 2.512 muertos.

La enfermedad tiene varias manifestaciones y «parece que nadie logra hacer un control efectivo de la misma. Las situaciones en todas las partes del mundo nos demuestran que nadie ha podido controlarla, lo que implica un esfuerzo sistemático, no solo por parte del Estado sino de la sociedad», destacó el ombudsman.

Recordó que el Estado tiene la responsabilidad de proteger los derechos humanos de las personas, como la salud, pero también tienen obligaciones la empresa privada y la población para controlar la pandemia.

El defensor del pueblo hondureño criticó la escasa aplicación de pruebas PCR en Honduras, donde se realizan menos de 2.000, cuando los especialistas consideran que se necesitan al menos 3.000, y la falta de coordinación en el manejo de la pandemia.

AUMENTARÁ LA MIGRACIÓN

En su opinión, la COVID-19 va a acentuar la pobreza, el hombre y la desigualdad en Honduras y, en consecuencia, va a «agudizar» la migración irregular.

La migración forzada se ha «agudizado por los problemas que derivan de una situación de pobreza, falta de empleo, discriminación, la injusticia social prevaleciente», subrayó.

Sin embargo, Herrera señaló que la migración es un fenómeno que continuará «aún sin haber existido la pandemia», aunque sostuvo que, según la Agenda 2030 de la ONU, Honduras puede estar frente a «una oportunidad histórica de transformar» el país.

«La transformación tiene que ser real en aras de la dignidad del ser humano y la justicia social. Esto nos señala más que todo que tenemos que bajar a las causas estructurales si realmente queremos darle solución, tenemos que atender a las personas que se encuentran en una situación de movilidad forzada», explicó.

Los esfuerzos de las autoridades deben centrarse en erradicar la pobreza, que afecta a más del 60 % de los 9,3 millones de habitantes, las previsiones derivadas de ese flagelo, y garantizar sistemas de salud resilientes en caso de catástrofes, agregó.

«El coronavirus ha afectado la vulnerabilidad de todos los seres humanos en materia de salud, pero en ellos (los migrantes) la ha agravado», dijo el Comisionado de Derecho Humanos, quien enfatizó en la importancia de dar «un tratamiento especial» a las personas más vulnerables y garantizar la salud a los migrantes en su travesía.

Destacó también la importancia de que los políticos puedan «tomar ese nuevo mensaje de transformación» de cara a las elecciones de 2021, porque en la medida que «nos traigan las mismas actitudes de búsqueda de voto únicamente en el momento, con entrega de dádivas (…) para apoyar sus aspiraciones, eso nos hace presentar el pasado y ese lo rechazamos».

CORRUPCIÓN SE HA PERFECCIONADO

En Honduras, según el ombudsman, la pandemia ha dejado en evidencia la corrupción que impera en el país.

«Si aún en tiempos de normalidad, esa amenaza al bien persistentemente ha estado desde la colonia hasta la fecha actual, se ha agravado, perfeccionado, multiplicado e internacionalizado, (por lo que) es necesario también desarraigarla», enfatizó.

Herrera lamentó que diferentes sectores «siempre se aprovechan de todo este tipo de situaciones y las circunstancias que impliquen la movilización de recursos, por lo que debemos contar con una unidad social bastante fuerte para exigir políticas integrales de transparencia y lucha contra la corrupción».

Uno de los escándalos más sonados durante la pandemia es la compra de los hospitales que hizo Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H) a una empresa en Turquía, por casi 48 millones de dólares, de los que dos llegaron el 10 de julio y otros dos la víspera.

Hasta ahora ninguno de los primeros dos hospitales que llegaron a Honduras está funcionando, y se espera que este martes comience la inspección de los que arribaron el domingo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here