Líderes inmigrantes piden a Biden «no al totalitarismo en Latinoamérica»

0
855
Orlando Gutiérrez, director de la Asamblea de la Resistencia Cubana. EFE/Giorgio Viera/Archivo

Miami – La Asamblea de la Resistencia Cubana presentó este jueves en Miami una «agenda común en política exterior» con líderes inmigrantes nicaragüenses, colombianos, cubanos y venezolanos en la que envían al president Joe Biden «un mensaje de no al totalitarismo en América latina».

Orlando Gutiérrez, directivo de esa coalición de grupos opositores de dentro y fuera de Cuba, indicó a Efe que la idea es «unificar los bloques votantes de estos países en apoyo a una agenda de política exterior en la que le sugerimos a Biden no quitarle presión al régimen de Cuba».

Añadió que le sugieren dejar a la isla caribeña en la lista de países patrocinadores del terrorismo, en la que fue incluida en los últimos días de la Administración de Donald Trump (2017-2021).

De acuerdo con Gutiérrez, la nueva agenda conjunta quiere «dar apoyo a las fuerzas democráticas en Nicaragua y Venezuela».

También «apoyar a Colombia, que es la democracia que se ve más amenazada en estos momentos por la izquierda radical».

Durante una conferencia de prensa celebrada en el museo de la Asociación de la Brigada 2506, en el barrio de La Pequeña Habana de Miami, se dieron cita venezolanos, colombianos y nicaragüenses, indicó Gutiérrez.

El documento conjunto fue firmado por Fabio Andrade, de la coalición colombiana Americas Community, Manuel Prado, de Conexión Nica Coalition, Ernesto Ackerman, de Independent Venezuelan American Citizens (IVAC), y Johnny de la Cruz, por la Brigada 2506 y la Asamblea de la Resistencia Cubana.

«Las 4 nacionalidades reunidas aquí representamos un poder político dentro de EE.UU., por la forma en que votamos y por la conciencia que tenemos de cuál es el peligro», subrayó Gutiérrez.

«Las 4 nacionalidades estamos enfrentadas al mismo enemigo que está en el mismo lugar», agregó .

«La sede de esas tiranías y guerrillas está en Cuba», recalcó.

Se trata, añadió, de un viejo «sueño de poder comenzar a trabajar juntos como ciudadanos americanos, con una agenda firme de política exterior, de castigo a las narcotiranías».

«Somos comunidades plurales con diferentes puntos de vista de muchas cosas, pero coincidimos en ser intolerantes con los totalitarios y en querer que EE.UU. mantenga su liderazgo democrático en la región», añadió Gutiérrez.