Los republicanos del Congreso de EEUU, ante el cheque o un no a Trump

0
1151

Washington.– Los republicanos en el Congreso de Estados Unidos se enfrentan ahora al dilema de dar luz verde a mayores depósitos directos a ciudadanos, dentro del paquete de estímulo firmado por el presidente Donald Trump, o a rebelarse contra el mandatario saliente, con una elección especial en Georgia a la vista, donde se juegan la mayoría en el Senado del país.

A última hora de la jornada, la Cámara Baja, liderada por los demócratas, tiene previsto someter a votación un incremento de los cheques directos a estadounidenses de 600 a 2.000 dólares, a lo que se oponen los republicanos por considerar que disparará el déficit presupuestario, pero que Trump exigió para estampar su rúbrica el domingo en el paquete de estímulo y la ley de gasto federal.

No está claro si la propuesta de aumentar el monto de dichos cheques saldrá adelante en el Senado, con predominio conservador.

El domingo, Trump suscribió un proyecto de ley, conocido como omnibús, por valor de 2,3 billones de dólares, que incluye un paquete de estímulo de 900.000 millones de dólares para paliar el deterioro de la economía debido a la pandemia y fondos para financiar la Administración hasta septiembre de 2021.

Después de cinco días negándose a firmar la medida legislativa, aprobada por ambas cámaras del Congreso la semana pasada, Trump dio marcha atrás en su negativa, aparentemente para evitar que la noche del lunes se agotaran los fondos para la Administración y que cientos de miles de empleados federales vieran suspendido su sueldo.

EN CONTRA DE UNA MEDIDA QUE LA CASA BLANCA APOYÓ

El presidente firmó el texto, al tiempo que subrayó que esperaba que el Congreso aprobara el aumento de la transferencia directa de 600 dólares a 2.000 y aseguró en un comunicado que el Senado empezaría el proceso para votar el incremento de los cheques.

Durante días, el mandatario saliente había asegurado que se oponía a la propuesta legislativa -que su secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, ayudó a negociar y que recoge varias prioridades de presupuesto de la Casa Blanca- porque no destinaba fondos suficientes a las transferencias directas.

El domingo, el líder de la mayoría republicana en la Cámara Alta, Mitch McConnell, se limitó a dar las gracias a Trump por rubricar el proyecto de ley, y no mencionó ningún posible voto de los senadores para hacer cambio alguno.

Pese a que el intento de los demócratas de este lunes tiene pocos visos de prosperar debido a la fuerte oposición de los republicanos en la Cámara Alta, con esta maniobra los progresistas están obligando a sus oponentes a posicionarse en contra de la medida y desafiar a Trump, lo que podría tener consecuencias en la elección especial en Georgia.

UN FUTURO INCIERTO EN EL SENADO

De salir adelante este lunes la propuesta en la Cámara de Representantes, la iniciativa será votada mañana, martes, en el Senado, donde el líder de la minoría demócrata, Chuck Schumer, ha adelantado que ningún miembro de su bancada en esa cámara se opondrá al aumento del monte de los cheques directos.

Sea como fuere, tras la firma por parte de Trump de la propuesta legislativa, la atención política en EE.UU. se centra en el estado de Georgia, donde demócratas y republicanos aspiran a hacerse con los dos asientos que corresponden a este estado en el Senado federal, que inclinarán la mayoría hacia uno u otro partido en esa cámara.

La víspera de la elección especial en Georgia el 5 de enero, Trump participará en un mitin en Dalton, en ese estado, para respaldar a los dos senadores republicanos David Perdue y Kelly Loeffler, que se presentan a la reelección, en una de sus últimas oportunidades para demostrar su influencia política mientras sigue en la Casa Blanca, y sobre el Partido Republicano más allá del 20 de enero, cuando el demócrata Joe Biden sea investido presidente.

Ambas partes han empleado las negociaciones sobre el paquete de estímulo para sacar rédito político en Georgia: los demócratas esperan que el comportamiento errático de Trump desaliente a los votantes castigados por la pandemia de votar por los republicanos en Georgia.

EN JUEGO, DOS ESCAÑOS VITALES EN EL SENADO

En declaraciones este lunes a la cadena de televisión CNN, la excandidata demócrata a gobernadora de Georgia Stacey Abrams lamentó que el rescate «no solo sea una inversión tardía, sino también una inversión muy pobre».

«Necesitamos dos senadores de EE.UU. que estén dispuestos a ir a Washington y colaboren con el nuevo presidente (en referencia a Biden) para entregar ayuda real frente a la covid en el estado de Georgia», dijo.

Según el medio Politico, Perdue, junto al líder de la minoría republicana en la Cámara Baja, Kevin McCarthy, y el senador Lindsey Graham, fue uno de los conservadores que han intentando convencer a Trump en los últimos días para que firmara la propuesta legislativa para evitar el cierre de la Administración y la expiración de las prestaciones por desempleo.

Los republicanos necesitan ganar uno de los dos asientos en el Senado para mantener su control y evitar una mayoría demócrata en las dos cámaras del Congreso, con un miembro de este partido en la Casa Blanca.