Lucía Alvarado, madre de la “reporteada”

0
1216

Tegucigalpa (Proceso Digital /Jorge Sierra) – La periodista hondureña de seis décadas, Lucía Alvarado Alonso, es considerada por muchos como “la madre de la reporteada” desde la que fue su trinchera por 33 años en la emblemática radio HRN.

– Mujer emprendedora y con carácter que forjó desde su infancia,  extraña el micrófono, pero acepta que la vida es de ciclos, aunque asegura: “me siento tan capaz ahora como cuando empecé”.

– Lucía desgrana el triste momento en que le tocó conocer de la muerte violenta de su hijo Roberto.

Parafraseando un poco ese calificativo con que este domingo se celebra el Día de la Madre, Proceso Digital abordó a la comunicadora para indagar sobre su vida, papel de mamá y lo que se viene en su carrera.

Periodista valiente, con temple, franca para decir las cosas y una conocedora por excelencia de las fuentes informativas, ya que las recorrió durante más de tres décadas, Alvarado Alonso se sinceró en una plática relajada y sin ambages.

Lucía Alvarado en entrevista con el portavoz del Poder Judicial, Melvin Duarte.

En los últimos años su voz monopolizó los reportes radiales de HRN desde el Poder Judicial hondureño, desde donde ofreció primicias informativas y reportes de prensa.

Por años, su presencia en diferentes fuentes era en compañía de su pequeña hija, quien se convirtió en una figura familiar entre los reporteros, que la veían permanentemente junto a su madre.  

Nacida en la colonia Soto de Tegucigalpa hace 60 años -15 de marzo de 1961- Lucía egresó de la carrera de periodismo en 1988 en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Recordó con mucho cariño a su madre, doña Virginia Alonso, quien hace algunos años murió de cáncer. “Fue una mamá dura, bastante exigente con sus hijos, pero muy rígida y pocas veces mostraba sus sentimientos”, rememoró.

En uno de sus viajes compartió con el periodista mexicano Jorge Ramos de Univisión.

El triste episodio de su hijo

La comunicadora tuvo tres hijos: Eduardo Antonio (33), Lucía Alejandra (26) y Antonio Roberto, este último fallecido en condiciones violentas.

Contó que estaba trabajando en un día normal y su hijo Antonio Roberto no se había comunicado con ella. “Yo amanecí mal ese lunes, sin deseos de comer, apesadumbrada y me tocó cubrir una serie de fuentes porque no tenía una fija en ese momento. Al día siguiente -el martes- también tuve bastante agenda y a mediodía me mandaron a cubrir una reunión al Registro Nacional de las Personas (RNP), seguidamente me llamó mi hijo Eduardo y me dijo que me esperaba en el Hospital Escuela y ahí fue donde me informó que había aparecido muerto mi hijo Roberto”, desglosó.

Junto a sus hijos: Eduardo Antonio y Lucía Alejandra.

Recordó que el domingo antes que su hijo apareciera muerto, ella recibió una llamada de él, pero no la sintió porque el teléfono andaba un cobertor muy grueso que le había regalado una colega.

“Después de eso yo devolví la llamada y no me contestó (su hijo Roberto), en ese momento yo sentí un estruendo en mi corazón, no sé cómo explicarlo, pero era como que me habían dado un puñetazo en el corazón y me bajó al estómago”, describió.

Después del hallazgo del cuerpo de su hijo pudo entender que él murió esa noche del domingo que ella tuvo esas sensaciones.

33 años en HRN

Desde diciembre de 2020 dejó de pertenecer al staff de la radio HRN, donde laboró por 33 años. “Tenía 40 días de haber dado a luz a Eduardo Antonio cuando inicié a hacer mi práctica profesional en HRN, pero pocos días después estaba firmando mi contrato”, contó.

Recordó que su primer salario fueron 300 lempiras -allá por 1987.

Dijo estar sumamente satisfecha por su labor en la radio capitalina. “La empresa me permitió desarrollarme como profesional, pude viajar a cubrir eventos importantes a nivel internacional como Cumbres de Presidentes, pude cubrir la reincorporación de Honduras a la Organización de Estados Americanos después del golpe de Estado (2009)”, mencionó.

Más de tres décadas estuvo en la emisora HRN.

Alvarado Alonso cubrió todas las fuentes como reportera, pero recuerda con especial cariño los últimos años en el Poder Judicial.

Reportera de Casa Presidencial en los gobiernos de Carlos Roberto Reina, Manuel Zelaya Rosales y Porfirio Lobo Sosa, apuntó que también fue designada en la fuente legislativa en varios de sus periodos.

Soy de las periodistas que no tienen horarios para las coberturas

A la consulta si le abría la puerta a otra posibilidad en los medios de comunicación, respondió: “Me siento tan capaz como cuando empecé. Me apasiona mi carrera y mi trabajo, no sé si habrá oportunidad en algún medio porque ahora el requisito es ser muy joven, tener miles de seguidores en redes sociales y la capacidad como que quedó a un lado. Soy de la generación de periodistas que tiene horario de trabajo”.

Lamentó que en la actualidad los medios no valoren las experiencias de los periodistas y se basen únicamente en la edad y la cantidad de seguidores en redes sociales.

Lucía Alvarado confesó extrañar los micrófonos de la radio, pero -dijo- aceptar las cosas, la vida tiene sus ciclos, lo acepto y le doy gracias a Dios.

Tuvo la oportunidad de conocer a Fidel Castro en una de sus coberturas.

Reveló que de no haber sido periodista le hubiera gustado ser actriz, pero el destino le puso en su camino a Ruth Díaz, una comunicadora que en ese momento era parte del noticiero estelar Hoy Mismo junto a Mayra Navarro.

A renglón seguido, comentó que los periodistas actuales se valen de muchas herramientas para desarrollar su trabajo, algo que era impensado en su época de reportera. “Yo hasta tengo una lesión en el omóplato por andar cargando un enorme maletín”, citó.

Con el expresidente Carlos Roberto Reina. Al fondo el ahora presidenciable Salvador Nasralla.

La comunicadora ha sido reconocida con varios galardones, entre ellos: Premio Gustavo Acosta Mejía de la Corte Suprema de Justicia (1997), mejor periodista radial por la organización internacional de mujeres/OEA (1995) y Premio Nacional de Prensa (1994).

Mujer emprendedora

Contó que desde 2015 decidió abrir un negocio de venta de abarrotería en la Feria del Agricultor y el Artesano.

“Siempre quise tener un negocio así y ahí vamos sacándolo adelante porque ahorita la situación está sumamente difícil”, externó.

Tiene un pequeño negocio en la Feria El Agricultor.

Agregó que un hermano suyo se encarga de sostener el negocio ya que el último año de la pandemia ha sido complicado para todos.

Refirió que los clientes de ese populoso mercado son distintos a los demás porque llegan a realizar las compras por costumbre y debido a eso es importante mantener la clientela.

Sus constantes viajes significaron una oportunidad para crecer en la profesión, dijo Alvarado.

Finalmente, hizo un llamado a todos los hijos para que cuiden a sus madres y que no las expongan al COVID-19. “En la celebración de este domingo que se cuiden, que piensen en su madre y los adultos mayores. El mejor acto de amor que un hijo puede tener con su madre es protegerla, cuidarla y no exponerla a una enfermedad tan mortal”, concluyó.