Luis Enrique, 50 años y un sueño por cumplir

0
4044
El seleccionador español de fútbol, Luis Enrique Martínez. EFE/Ballesteros/Archivo

Madrid – Luis Enrique Martínez regresó de los momentos más duros que un padre puede encarar en la vida, la enfermedad de una hija y su fallecimiento, gracias a una pasión irrefrenable por el fútbol y un sueño por cumplir, conquistar un título como seleccionador. El 8 de mayo cumple 50 años con el deseo de devolver a España al trono desde el que reinó.

La pandemia del coronavirus y la paralización total del mundo del deporte, han provocado que Luis Enrique aún no haya vuelto a dirigir a la selección española ni a sentarse en un banquillo desde un 23 de marzo de 2019. Ante Noruega en Valencia. Dos días después, estando en Malta, llegó la llamada fatídica. La pequeña Xana tenía una enfermedad sin cura y le quedaban meses de vida. Todo pasaba a un segundo plano.

El revuelo de su regreso, con un enfrentamiento personal en público con el que era su segundo Robert Moreno y que pasó a ser el seleccionador, ya se había calmado y marzo asomaba como el mes en el que lo deportivo devolvería la normalidad en el seno de la Roja. Los duelos de enjundia ante Alemania y Holanda servirían de pulso para ver el momento de una selección que nuevamente acudiría a una Eurocopa entre el ramillete de favoritas. Se esperan retoques de Luis Enrique y novedades en nombres en un grupo ya hecho.

Todo pasó a un segundo plano por la crisis mundial que ha generado la pandemia. El trabajo de análisis de rivales de la Eurocopa que se debía disputar este verano y la planificación de un gran evento en lo que se ha centrado Luis Enrique y su cuerpo técnico desde que fue presentado el 27 de noviembre para retomar el trabajo que había dejado a medias.

Y ahora la incertidumbre rodea a cada paso. Sin la confirmación del día que las selecciones volverán a disputar partidos y con el deseo de que, como tarde, sea el 3 de septiembre. Es la fecha en el que se inicia la segunda edición de la Liga de las Naciones, con la visita de España a Alemania. Es la única competición que de momento ha completado, sin éxito, Luis Enrique como seleccionador.

Así llegan los 50 años al técnico asturiano, que renunció a ofertas mayores para volver a dirigir clubes por lo cómodo que se encuentra con el trabajo de seleccionador. Le permite seguir cerca de su familia y seguir alimentando su pasión futbolística. Y con una renuncia voluntaria de un porcentaje de su sueldo antes de que la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) le plantease ningún escenario nuevo durante el tiempo que se mantenga la paralización del deporte.

Con look nuevo por el confinamiento, tras raparse la cabeza y dejarse perilla, entre horas de entrenamientos con su otra pasión lejos del balón, la bicicleta, Luis Enrique trabaja a la distancia con sus colaboradores, asiste a reuniones virtuales con el resto de seleccionadores de la RFEF y marca una filosofía clara: ser protagonista siempre con balón y presión alta tras perdida.

Deseoso de la reanudación del fútbol en España para seguir estudiando jugadores de una lista que alcanza 52 nombres y que tendrá que reducir más de la mitad en un año de preparación para la Eurocopa aplazada. El sueño por cumplir. El gran reto de un ganador que cierra el año más doloroso de su vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here